Bobby Heenan: Bio

Bobby Heenan

Puedes llamar a Bobby Heenan un genio malvado o un periodista de televisión. Sólo no lo llames “la comadreja.”

En una carrera que abarcó cuatro décadas, Bobby Heenan fue el “cerebro” detrás de algunas de las más prolíficas Superestrellas en la historias de la WWE. Heenan sostuvo su oficio como su malicioso mánager al hablar a su favor con su ingenio sarcástico, a veces considerado el mejor en el negocio.

Las Superestrellas bajo la tutela del “cerebro” llegaron a ser conocidas como la Familia Heenan, un sobrenombre que intentaba mostrar la fuerza de esta alianza. Los miembros de la Familia Heenan no necesitan introducción, ya que incluye a leyendas como el Campeón AWA Nick Bockwinkel, los Blackjacks, Big John Studd, King Kong Bundy, el “Deslumbrante” Rick Rude, “Sr. Perfecto” Curt Nenning, los Brain Busters, Harley Race, y por supuesto, el primer miembro del Salón de la Fama WWE, André el Gigante, a quien Heenan llevó al ring en WrestleMania III, frente a 93,173 humanoides (el apodo de Heenan para el Universo WWE) en el Pontiac Silverdome en 1987.

Por toda la bravuconería que Heenan trajo al ramo gerencial, él fue todavía más ruidoso como comentarista. El autoproclamado “periodista de televisión,” frecuentemente tenía a un favorito en los encuentros que narraba, discutiendo frecuentemente con su compañero de cabina y viejo amigo Gorila Monsoon, en verborreas que se parecen a las de Abbott & Costello, en el sentido del humor y la química. Como parte del equipo de trasmisión original de Raw de lunes por la noche en 1993, él es la única persona que se sentó en la mesa de análisis de Raw y WCW Mondy Night Nitro. Heenan regresó detrás del micrófono de la WWE en WrestleMania X-Seven, junto a “Malo” Gene Okerlund para proporcionar comentarios sobre el Battle Royal.

Heenan nunca se retrajo de decir lo que pensaba para inflar a un oponente, despreciar a un rival que consideraba inferior, y, como lo admitió durante su inducción al Salón de la Fama WWE en 2004, entretener al Universo WWE de la mejor manera que podía.

“Se me permitía expresarme y traer comedia al negocio que, como siempre pensé, necesitaba una patada en la entrepierna y un par de sonrisas, en vez de un tipo sonándose la nariz y escupiendo,” dijo Heenan.

Bobby Heenan: Latest News