SAN JOSÉ — Finn Bálor obtuvo una gran victoria ante el imponente Drew McIntyre, aunque tendrá que enviarle una tarjeta de agradecimiento a Dolph Ziggler por su invaluable ayuda.

El escocés y el irlandés comenzaron el combate intercambiando artillería pesada. En poco tiempo, el pecho de Bálor quedó completamente enrojecido y sus piernas tambaleantes tras haber sido castigado impunemente por McIntyre.

Drew McIntyre sends Finn Bálor flying across the ring with belly-to-belly throw: WWE TLC 2018 (WWE Network Exclusive)

Finn Bálor looks to hold his own against the larger Drew McIntyre: Courtesy of WWE Network.

Bálor no se quedó simplemente absorbiendo castigo impasiblemente, sino que logró contrarrestar algunos golpes con un DDT por aquí, una patada por allá, pero nada que indicase que iba a salir ganador de la velada. Entonces, cuando la acción salió del cuadrilátero, Dolph Ziggler apareció de la nada para conectarle una súper patada a su antiguo compañero de equipo.

Luego, El Presumido trató de continuar el castigo con una silla de acero, pero el Terminador Escocés detuvo el ataque. No obstante, eso le dio tiempo a Finn de recuperarse, patear a McIntyre mientras éste sostenía la silla y aplanarle el pecho con un Golpe de Gracia para ganar el combate. Muchos dirán que el triunfo no fue por méritos propios, pero al final del día, una victoria es una victoria y eso es lo que quedará registrado en los libros de WWE.

SAN JOSÉ — Finn Bálor obtuvo una gran victoria ante el imponente Drew McIntyre, aunque tendrá que enviarle una tarjeta de agradecimiento a Dolph Ziggler por su invaluable ayuda.

El escocés y el irlandés comenzaron el combate intercambiando artillería pesada. En poco tiempo, el pecho de Bálor quedó completamente enrojecido y sus piernas tambaleantes tras haber sido castigado impunemente por McIntyre.

Drew McIntyre sends Finn Bálor flying across the ring with belly-to-belly throw: WWE TLC 2018 (WWE Network Exclusive)

Finn Bálor looks to hold his own against the larger Drew McIntyre: Courtesy of WWE Network.

Bálor no se quedó simplemente absorbiendo castigo impasiblemente, sino que logró contrarrestar algunos golpes con un DDT por aquí, una patada por allá, pero nada que indicase que iba a salir ganador de la velada. Entonces, cuando la acción salió del cuadrilátero, Dolph Ziggler apareció de la nada para conectarle una súper patada a su antiguo compañero de equipo.

Luego, El Presumido trató de continuar el castigo con una silla de acero, pero el Terminador Escocés detuvo el ataque. No obstante, eso le dio tiempo a Finn de recuperarse, patear a McIntyre mientras éste sostenía la silla y aplanarle el pecho con un Golpe de Gracia para ganar el combate. Muchos dirán que el triunfo no fue por méritos propios, pero al final del día, una victoria es una victoria y eso es lo que quedará registrado en los libros de WWE.