BOSTON – En Bulgaria, muñecos pequeños llamados “martenitsa” son usados para asegurar salud y buena fortuna. El Bruto Búlgaro debe tener un cuarto lleno de dichas figuras. En primer lugar, el hombre se comprometió con La Encantadora Rusa, Lana. Luego, consiguió un lugar el la poderosa Liga de las Naciones. Y este domingo, siguió con su racha de buena suerte con una victoria ante Ryback en WWE TLC 2015.

Con la presencia de su prometida de lado del ring, El Súper Atleta gritaba “¡Esto es para ti!” cada vez que golpeaba a su oponente. Sin embargo, su fanfarronería duró poco. El Grandulón lo castigó con una plancha. Cuando Rusev decidió que había tenido suficiente, se salió del ring y caminó por la rampa.

Ryback lo persiguió, pero durante el agarrón, fue empujado hacia atrás, “golpeando” a Lana. Cuando la rubia cayó al piso, La Bola de Demolición Humana quiso asegurarse de que ella estuviera bien. Ese fue el momento que Rusev necesitaba para patear la mandíbula de piedra de su oponente. El búlgaro metió a su oponente al ring y le aplicó el Accolade. En vez de rendirse, El Grandulón perdió el conocimiento, forzando al réferi a terminar el encuentro. 

Superestrellas incluidas

Superestrellas incluidas

BOSTON – En Bulgaria, muñecos pequeños llamados “martenitsa” son usados para asegurar salud y buena fortuna. El Bruto Búlgaro debe tener un cuarto lleno de dichas figuras. En primer lugar, el hombre se comprometió con La Encantadora Rusa, Lana. Luego, consiguió un lugar el la poderosa Liga de las Naciones. Y este domingo, siguió con su racha de buena suerte con una victoria ante Ryback en WWE TLC 2015.

Con la presencia de su prometida de lado del ring, El Súper Atleta gritaba “¡Esto es para ti!” cada vez que golpeaba a su oponente. Sin embargo, su fanfarronería duró poco. El Grandulón lo castigó con una plancha. Cuando Rusev decidió que había tenido suficiente, se salió del ring y caminó por la rampa.

Ryback lo persiguió, pero durante el agarrón, fue empujado hacia atrás, “golpeando” a Lana. Cuando la rubia cayó al piso, La Bola de Demolición Humana quiso asegurarse de que ella estuviera bien. Ese fue el momento que Rusev necesitaba para patear la mandíbula de piedra de su oponente. El búlgaro metió a su oponente al ring y le aplicó el Accolade. En vez de rendirse, El Grandulón perdió el conocimiento, forzando al réferi a terminar el encuentro.