SAN JOSE, Calif. — Samoa Joe casi causó que Seth Rollins se perdiera su segundo WrestleMania al hilo al romper lo ligamentos de su rodilla derecha semanas antes del Show de Shows. En WWE Payback, Rollins obtuvo redención al derrotar a Joe con una rodada.

Fue hace unas cuantas semanas cuando Rollins luchó por recuperarse y venció a Triple H en WrestleMania. Tras acabar con El Rey de Reyes, El Arquitecto puso su atención en el hombre que casi le cuesta todo: Samoa Joe.

El Matarreyes inició el encuentro con un ataque rápido y furioso, tomando varios riesgos para derribar a Joe. Pero su formidable oponente sólo necesitó una pequeña apertura para voltear el asunto 180 grados. De allí, el encuentro se convirtió en una tortura, y la rodilla de Rollins fue doblada como un origami.

El daño acompañó a Rolllins el resto del encuentro, y cada movimiento se tradujo en dolor. El Matarreyes soportó la agonía, y voló hacia mitad del ring para aplicar un Splash de Rana.

El duro samoano intentó someter a Rollins con una dormilona, pero esa maniobra le costó, pues El Arquitecto aprovechó la distracción de su rival para rodarlo por el 1-2-3.

Rollins seguramente se siente vindicado con la victoria, pero mientras caminaba hacia el vestidor, quedó claro que sentirá los efectos de esta batalla por algún tiempo.

SAN JOSE, Calif. — Samoa Joe casi causó que Seth Rollins se perdiera su segundo WrestleMania al hilo al romper lo ligamentos de su rodilla derecha semanas antes del Show de Shows. En WWE Payback, Rollins obtuvo redención al derrotar a Joe con una rodada.

Fue hace unas cuantas semanas cuando Rollins luchó por recuperarse y venció a Triple H en WrestleMania. Tras acabar con El Rey de Reyes, El Arquitecto puso su atención en el hombre que casi le cuesta todo: Samoa Joe.

El Matarreyes inició el encuentro con un ataque rápido y furioso, tomando varios riesgos para derribar a Joe. Pero su formidable oponente sólo necesitó una pequeña apertura para voltear el asunto 180 grados. De allí, el encuentro se convirtió en una tortura, y la rodilla de Rollins fue doblada como un origami.

El daño acompañó a Rolllins el resto del encuentro, y cada movimiento se tradujo en dolor. El Matarreyes soportó la agonía, y voló hacia mitad del ring para aplicar un Splash de Rana.

El duro samoano intentó someter a Rollins con una dormilona, pero esa maniobra le costó, pues El Arquitecto aprovechó la distracción de su rival para rodarlo por el 1-2-3.

Rollins seguramente se siente vindicado con la victoria, pero mientras caminaba hacia el vestidor, quedó claro que sentirá los efectos de esta batalla por algún tiempo.