CHICAGO — Tanto Roman Reigns como AJ Styles querían una pelea limpia en WWE Payback. En el primer Pago-Por-Evento de la Nueva Era, Reigns buscaba afianzarse como “El Tipo,” mientras Styles quería demostrar que es capaz de vencer al campeón sin la ayuda de sus amigos Luke Gallows & Karl Anderson. Aunque Reigns eventualmente salió con el campeonato tras atravesar con una Lanza al Fenomenal, ambas Superestrellas tuvieron más de lo esperado en la Ciudad de los Vientos.

Styles derrotó a Reigns dos veces – por conteo y descalificación – pero el encuentro fue reiniciado tras esos dos resultados, gracias a las movidas de poder de los recién asignados co-encargados de Raw, Shane y Stephanie McMahon.

Al inicio del encuentro, Styles parecía estar en desventaja, ya que el campeón superó sus intentos de tomar el control. El retador reajustó su plan de juego, atacando las piernas del campeón con patadas precisas, forzando al samoano a tomar aire afuera del ring.

Styles comenzó a intercambiar golpes con el campeón, pero recibió un tacle de hombro que lo puso en posición para recibir dos Powerbombs. El campeón creyó que eso sería suficiente para detener a su oponente, pero AJ respondió con una patada a la quijada. Eso animó al Fenomenal, quien, tras varias maniobras, aplicó el exprime-pantorrilla, haciendo que El Poder Personificado huyera hacia fuera del ring. Allí, Styles lo conectó con un Antebrazo Fenomenal sobre la mesa de comentaristas. Mientras el réferi contaba, Styles intentó meter a Reigns al ring, pero se le escapó de las manos. AJ logró entrar al ring antes de la cuenta de 10, consiguiendo la victoria por conteo, decepcionándose a sí mismo y al Universo WWE.

No obstante, Shane McMahon apareció por la rampa y declaró que así no terminarán los combates por títulos en la Nueva Era de WWE, y ordenó que el encuentro fuese reiniciado sin conteo.

Styles saltó e intentó un Splash 450 sobre Reigns, pero aterrizó en las rodillas del campeón. AJ intentó lo mismo por segunda vez, pero Reigns accidentalmente le dio un golpe bajo, descalificándose y reteniendo el título.

Stephanie McMahon, sin querer quedarse detrás de su hermano, emergió para declarar que el combate sería reiniciado, esta vez sin descalificaciones. Ambos combatientes aprovecharon la falta de reglas, llevando la pelea al público. De vuelta al ring, cuando Styles estaba punto de conectar el Antebrazo Fenomenal, Reigns respondió con el Golpe de Superman. Cuando el Campeón WWE estaba a punto de acabar con su retador, Gallows & Anderson sacaron a su amigo del ring.

Mientras Styles se debatía entre la conciencia y el aturdimiento, Gallows & Anderson machacaron al campeón. Parecía que Styles iba a conseguir el título tras otro Antebrazo Fenomenal, pero Reigns detuvo la cuenta del réferi poniendo el pie sobre la cuerda. Los Usos aparecieron y se encargaron de Gallows & Anderson. Reigns intentó apoyar a sus primos saltando desde la cuerda, pero se comió otro Antebrazo Fenomenal por metiche. De vuelta en el ring, Styles intentó nuevamente el Splash 450, pero Reigns venció la cuenta de tres por milésimas de segundo. Tras evadir otro ataque aéreo, Reigns finalmente derrotó a Styles con una poderosísima Lanza para retener la codiciada presea.

Dentro de la oficina, la familia McMahon observó el combate, mientras el Sr. McMahon se preguntaba si Styles debería recibir una revancha. Hermano y hermana estuvieron de acuerdo con ellos, pero cunado Stephanie dijo que debería ser en Extreme Rules el 22 de mayo, Shane dijo que debería ser una Lucha Sin Reglas por la máxima presea de WWE.

PREVIO: Reigns y Styles se ponen extremos

CHICAGO — Tanto Roman Reigns como AJ Styles querían una pelea limpia en WWE Payback. En el primer Pago-Por-Evento de la Nueva Era, Reigns buscaba afianzarse como “El Tipo,” mientras Styles quería demostrar que es capaz de vencer al campeón sin la ayuda de sus amigos Luke Gallows & Karl Anderson. Aunque Reigns eventualmente salió con el campeonato tras atravesar con una Lanza al Fenomenal, ambas Superestrellas tuvieron más de lo esperado en la Ciudad de los Vientos.

Styles derrotó a Reigns dos veces – por conteo y descalificación – pero el encuentro fue reiniciado tras esos dos resultados, gracias a las movidas de poder de los recién asignados co-encargados de Raw, Shane y Stephanie McMahon.

Al inicio del encuentro, Styles parecía estar en desventaja, ya que el campeón superó sus intentos de tomar el control. El retador reajustó su plan de juego, atacando las piernas del campeón con patadas precisas, forzando al samoano a tomar aire afuera del ring.

Styles comenzó a intercambiar golpes con el campeón, pero recibió un tacle de hombro que lo puso en posición para recibir dos Powerbombs. El campeón creyó que eso sería suficiente para detener a su oponente, pero AJ respondió con una patada a la quijada. Eso animó al Fenomenal, quien, tras varias maniobras, aplicó el exprime-pantorrilla, haciendo que El Poder Personificado huyera hacia fuera del ring. Allí, Styles lo conectó con un Antebrazo Fenomenal sobre la mesa de comentaristas. Mientras el réferi contaba, Styles intentó meter a Reigns al ring, pero se le escapó de las manos. AJ logró entrar al ring antes de la cuenta de 10, consiguiendo la victoria por conteo, decepcionándose a sí mismo y al Universo WWE.

No obstante, Shane McMahon apareció por la rampa y declaró que así no terminarán los combates por títulos en la Nueva Era de WWE, y ordenó que el encuentro fuese reiniciado sin conteo.

Styles saltó e intentó un Splash 450 sobre Reigns, pero aterrizó en las rodillas del campeón. AJ intentó lo mismo por segunda vez, pero Reigns accidentalmente le dio un golpe bajo, descalificándose y reteniendo el título.

Stephanie McMahon, sin querer quedarse detrás de su hermano, emergió para declarar que el combate sería reiniciado, esta vez sin descalificaciones. Ambos combatientes aprovecharon la falta de reglas, llevando la pelea al público. De vuelta al ring, cuando Styles estaba punto de conectar el Antebrazo Fenomenal, Reigns respondió con el Golpe de Superman. Cuando el Campeón WWE estaba a punto de acabar con su retador, Gallows & Anderson sacaron a su amigo del ring.

Mientras Styles se debatía entre la conciencia y el aturdimiento, Gallows & Anderson machacaron al campeón. Parecía que Styles iba a conseguir el título tras otro Antebrazo Fenomenal, pero Reigns detuvo la cuenta del réferi poniendo el pie sobre la cuerda. Los Usos aparecieron y se encargaron de Gallows & Anderson. Reigns intentó apoyar a sus primos saltando desde la cuerda, pero se comió otro Antebrazo Fenomenal por metiche. De vuelta en el ring, Styles intentó nuevamente el Splash 450, pero Reigns venció la cuenta de tres por milésimas de segundo. Tras evadir otro ataque aéreo, Reigns finalmente derrotó a Styles con una poderosísima Lanza para retener la codiciada presea.

Dentro de la oficina, la familia McMahon observó el combate, mientras el Sr. McMahon se preguntaba si Styles debería recibir una revancha. Hermano y hermana estuvieron de acuerdo con ellos, pero cunado Stephanie dijo que debería ser en Extreme Rules el 22 de mayo, Shane dijo que debería ser una Lucha Sin Reglas por la máxima presea de WWE.

PREVIO: Reigns y Styles se ponen extremos