MILWAUKEE — Tras haber roto su alianza con Rusev, Jinder Mahal presumió su nueva agresividad ante Cesaro en WWE Fastlane. No obstante, el regreso a las competencias individuales de la  Superestrella Punyabí no fue exitoso, gracias a una distracción del Bruto Búlgaro.

Después de una riña salvaje con su ex amigo, El Súper Atleta, antes del encuentro, Mahal estaba más que listo para enfrentar a su oponente sorpresa: Cesaro. En un encuentro improvisado ordenado por el Gerente General de Raw Mick Foley, el autoproclamado “Hombre que Viene en Paz” sorprendió al Superman Suizo con su fuerza, cosa que raramente vimos cuando estuvo compitiendo a lado de Rusev. Desafortunadamente para Mahal, esa asociación fue su ruina.

Mahal se distrajo momentáneamente por la presencia de su ex compañero a lado del ring, convirtiéndose en presa fácil para el Uppercut Muy Europeo de Cesaro, lo que lo derribó para la cuenta de tres.

Si eso no era suficiente, Rusev se encargó de acabarlo con una súper patada. Pero no te sientas mal por Jinder. La venganza llegó en forma de Big Show en el siguiente encuentro. Spoiler alert: no terminó bien.

MILWAUKEE — Tras haber roto su alianza con Rusev, Jinder Mahal presumió su nueva agresividad ante Cesaro en WWE Fastlane. No obstante, el regreso a las competencias individuales de la  Superestrella Punyabí no fue exitoso, gracias a una distracción del Bruto Búlgaro.

Después de una riña salvaje con su ex amigo, El Súper Atleta, antes del encuentro, Mahal estaba más que listo para enfrentar a su oponente sorpresa: Cesaro. En un encuentro improvisado ordenado por el Gerente General de Raw Mick Foley, el autoproclamado “Hombre que Viene en Paz” sorprendió al Superman Suizo con su fuerza, cosa que raramente vimos cuando estuvo compitiendo a lado de Rusev. Desafortunadamente para Mahal, esa asociación fue su ruina.

Mahal se distrajo momentáneamente por la presencia de su ex compañero a lado del ring, convirtiéndose en presa fácil para el Uppercut Muy Europeo de Cesaro, lo que lo derribó para la cuenta de tres.

Si eso no era suficiente, Rusev se encargó de acabarlo con una súper patada. Pero no te sientas mal por Jinder. La venganza llegó en forma de Big Show en el siguiente encuentro. Spoiler alert: no terminó bien.