MELBOURNE, Australia – The Undertaker y Triple H se enfrentaron por última vez en WWE Super Show-Down. Pero el resultado no fue una demostración de respeto mutuo, pues una paliza puso el punto final al histórico combate.

Triple H y Undertaker tienen lucha extrema: WWE Super Show-Down 2018

Triple H y The Undertaker aprovechan muy bien la estipulación de Sin Descalificación en el evento estelar de WWE Super Show-Down.

Antes del campanazo inicial, el público recibió una inesperada, pero muy bienvenida noticia: El combate sería bajo la estipulación de Sin Descalificación.

Cuando la batalla finalmente inició, quedó claro que ni Kane ni Shawn Michaels se quedarían estáticos en sus esquinas, por lo que HBK le administró un Sweet Chin Music al recién elegido alcalde del Condado de Knox, permitiendo que Triple H lo neutralizase con un codazo volador a través de una mesa afuera del ring.

El Fenómeno logró administrar un Tombstone Piledriver (o Tumba Martinete, como a veces se le llamada en Iberoamérica), pero Triple H sobrevivió milagrosamente. Frustrado, Undertaker noqueó al réferi, abriendo la puerta a que la verdadera agresión realmente comenzase.

Sillas y mazos aparecieron en el ring, y cuando The Game estuvo a punto de obtener el triunfo, Kane sacó al segundo oficial del ring (el primero no pudo levantarse y fue substituido). El breve respiro le dio fuerzas a Undertaker, quien siguió luchando y le aplicó un Hell’s Gate a The Game, pero el ejecutivo de WWE nuevamente sobrevivió.

Michaels usó el mazo para deshacerse de Kane, y tras un festín de súper patadas por parte de la leyenda, Triple H ejecutó el golpe final en forma de Pedigrí para obtener el triunfo.

Cuando todo terminó, Undertaker se levantó lentamente y aceptó el abrazo amistoso de Triple H y Michaels, quienes, junto a Kane, tuvieron un gran momento en medio del ring, demostrándose respeto mutuo por la ardua batalla recién librada.

Pero el sentimiento de reciprocidad duró poco. De la nada, Los Hermanos de la Destrucción derribaron a Triple H y Michaels. Después de que El Asesino Cerebral sintiese los devastadores efectos del Tombstone por segunda vez en la noche, Michaels probó la resistencia de la mesa de transmisión, gracias a un Agarre Infernal cortesía de Kane.

Después de los acontecimientos en el Melbourne Cricket Ground de Australia, quedó claro que el nombre “Hermanos de la Destrucción” es mucho más que una mera etiqueta. Es un calificativo muy apropiado.

MELBOURNE, Australia – The Undertaker y Triple H se enfrentaron por última vez en WWE Super Show-Down. Pero el resultado no fue una demostración de respeto mutuo, pues una paliza puso el punto final al histórico combate.

Triple H y Undertaker tienen lucha extrema: WWE Super Show-Down 2018

Triple H y The Undertaker aprovechan muy bien la estipulación de Sin Descalificación en el evento estelar de WWE Super Show-Down.

Antes del campanazo inicial, el público recibió una inesperada, pero muy bienvenida noticia: El combate sería bajo la estipulación de Sin Descalificación.

Cuando la batalla finalmente inició, quedó claro que ni Kane ni Shawn Michaels se quedarían estáticos en sus esquinas, por lo que HBK le administró un Sweet Chin Music al recién elegido alcalde del Condado de Knox, permitiendo que Triple H lo neutralizase con un codazo volador a través de una mesa afuera del ring.

El Fenómeno logró administrar un Tombstone Piledriver (o Tumba Martinete, como a veces se le llamada en Iberoamérica), pero Triple H sobrevivió milagrosamente. Frustrado, Undertaker noqueó al réferi, abriendo la puerta a que la verdadera agresión realmente comenzase.

Sillas y mazos aparecieron en el ring, y cuando The Game estuvo a punto de obtener el triunfo, Kane sacó al segundo oficial del ring (el primero no pudo levantarse y fue substituido). El breve respiro le dio fuerzas a Undertaker, quien siguió luchando y le aplicó un Hell’s Gate a The Game, pero el ejecutivo de WWE nuevamente sobrevivió.

Michaels usó el mazo para deshacerse de Kane, y tras un festín de súper patadas por parte de la leyenda, Triple H ejecutó el golpe final en forma de Pedigrí para obtener el triunfo.

Cuando todo terminó, Undertaker se levantó lentamente y aceptó el abrazo amistoso de Triple H y Michaels, quienes, junto a Kane, tuvieron un gran momento en medio del ring, demostrándose respeto mutuo por la ardua batalla recién librada.

Pero el sentimiento de reciprocidad duró poco. De la nada, Los Hermanos de la Destrucción derribaron a Triple H y Michaels. Después de que El Asesino Cerebral sintiese los devastadores efectos del Tombstone por segunda vez en la noche, Michaels probó la resistencia de la mesa de transmisión, gracias a un Agarre Infernal cortesía de Kane.

Después de los acontecimientos en el Melbourne Cricket Ground de Australia, quedó claro que el nombre “Hermanos de la Destrucción” es mucho más que una mera etiqueta. Es un calificativo muy apropiado.