Kevin Owens demostró que no pretende unirse a los seguidores de Seth Rollins, derrotándolo dos veces en El Mayor Escenario de Todos.

En este “regreso a casa” para los dos Excampeones de NXT, ninguno perdió el tiempo para medir a su oponente y se fueron directo a las bombas nucleares, atacándose con todo el poder de sus amplios arsenales.

Kevin Owens y Seth Rollins se llevan mutuamente al límite: WrestleMania 36

Kevin Owens y Seth Rollins se enfrentan en riña descontrolada.

La batalla se libró dentro y fuera del ring. Tras sentir el poder de las Balas de Cañón, súper patadas, Bombas de Esquinero, Pop-up Powerbomb e incluso un piquete de ojos, Rollins tuvo suficiente y golpeó a KO con la campana del ring, dando por terminado el combate por descalificación.

Owens, a pesar de haber recibido el triunfo, no iba a dejar que las cosas terminaran así y exigió que el combate fuese reiniciado bajo la modalidad de Lucha Sin Descalificación. Rollins aceptó e inmediatamente atacó a su oponente, aprovechando al máximo las libertades que establece esta estipulación y machacándolo con los escalones de acero.

Tras sufrir el poder destructivo de varios sillazos, Owens logró decantar la balanza hacia el otro lado, colocó a su oponente sobre la mesa de transmisión y se subió al letrero de WrestleMania, desde donde atravesó a Seth con un clavado.

Kevin metió a Rollins de vuelta al ring y terminó su sufrimiento con un poderoso Stunner, obteniendo su segundo triunfo de la velada sobre El Mesías de los Lunes por la Noche, pero esta vez bajo sus propios términos.

Kevin Owens demostró que no pretende unirse a los seguidores de Seth Rollins, derrotándolo dos veces en El Mayor Escenario de Todos.

En este “regreso a casa” para los dos Excampeones de NXT, ninguno perdió el tiempo para medir a su oponente y se fueron directo a las bombas nucleares, atacándose con todo el poder de sus amplios arsenales.

Kevin Owens y Seth Rollins se llevan mutuamente al límite: WrestleMania 36

Kevin Owens y Seth Rollins se enfrentan en riña descontrolada.

La batalla se libró dentro y fuera del ring. Tras sentir el poder de las Balas de Cañón, súper patadas, Bombas de Esquinero, Pop-up Powerbomb e incluso un piquete de ojos, Rollins tuvo suficiente y golpeó a KO con la campana del ring, dando por terminado el combate por descalificación.

Owens, a pesar de haber recibido el triunfo, no iba a dejar que las cosas terminaran así y exigió que el combate fuese reiniciado bajo la modalidad de Lucha Sin Descalificación. Rollins aceptó e inmediatamente atacó a su oponente, aprovechando al máximo las libertades que establece esta estipulación y machacándolo con los escalones de acero.

Tras sufrir el poder destructivo de varios sillazos, Owens logró decantar la balanza hacia el otro lado, colocó a su oponente sobre la mesa de transmisión y se subió al letrero de WrestleMania, desde donde atravesó a Seth con un clavado.

Kevin metió a Rollins de vuelta al ring y terminó su sufrimiento con un poderoso Stunner, obteniendo su segundo triunfo de la velada sobre El Mesías de los Lunes por la Noche, pero esta vez bajo sus propios términos.