Ha pasado más de una década pero finalmente Drew McIntyre se ha convertido en "el elegido" como había profetizado Vince McMahon. El que fuera rockero de 3MB está a una sola victoria de hacer realidad su sueño de conquistar el Campeonato de WWE y sólo Brock Lesnar le separa del mismo. 

Cuando Drew McIntyre llegó a WWE y comenzó a entrenar en una pequeña nave industrial de Tampa en la que se encontraba FCW, nada podía hacer sospechar que algún día tendría la oportunidad de alcanzar su sueño muy muy cerca, a una distancia de 15 minutos en coche, de donde todo empezó en el Raymond James Stadium de Tampa.

McIntyre tuvo que dejar la compañía en 2014 para regresar en 2017 con más fuerza que nunca; como ha comentado en más de una ocasión, lejos de bajar los brazos, el hecho de haber tenido que abandonar WWE le hizo recapacitar y reinventarse para llegar a alcanzar las cotas de excelencia que está alcanzando en los últimos años. Especialmente desde que a finales del pasado mes de enero tuviera una impresionante actuación en el Royal Rumble 2020 eliminando a otros 6 competidores, entre ellos a Lesnar, al que le tatuó su número de bota en el rostro.

Tras vencer en el Royal Rumble, McIntyre ha hecho suyo Monday Night Raw y ha acabado por encima de Lesnar en las ocasiones en las que han coincidido. A pesar de todo, Lesnar sigue siendo La Bestia intratable que siempre fue, la misma que acabó con el reinado de Kofi Kingston en tan solo 8 segundos y la misma que consiguió 13 eliminaciones en el Royal Rumble antes de encontrarse con la bota del Terminador Escocés. 

La emoción está servida en el Raymond James Stadium de Tampa y cuando llegue el 5 de abril y los cañonazos de WrestleMania 36 resuenen en el cielo de Tampa ya no habrá marcha atrás, ¿Quién saldrá como Campeón de WWE? Lo veremos en exclusiva en WWE Network. 

Superestrellas incluidas

Superestrellas incluidas

Ha pasado más de una década pero finalmente Drew McIntyre se ha convertido en "el elegido" como había profetizado Vince McMahon. El que fuera rockero de 3MB está a una sola victoria de hacer realidad su sueño de conquistar el Campeonato de WWE y sólo Brock Lesnar le separa del mismo. 

Cuando Drew McIntyre llegó a WWE y comenzó a entrenar en una pequeña nave industrial de Tampa en la que se encontraba FCW, nada podía hacer sospechar que algún día tendría la oportunidad de alcanzar su sueño muy muy cerca, a una distancia de 15 minutos en coche, de donde todo empezó en el Raymond James Stadium de Tampa.

McIntyre tuvo que dejar la compañía en 2014 para regresar en 2017 con más fuerza que nunca; como ha comentado en más de una ocasión, lejos de bajar los brazos, el hecho de haber tenido que abandonar WWE le hizo recapacitar y reinventarse para llegar a alcanzar las cotas de excelencia que está alcanzando en los últimos años. Especialmente desde que a finales del pasado mes de enero tuviera una impresionante actuación en el Royal Rumble 2020 eliminando a otros 6 competidores, entre ellos a Lesnar, al que le tatuó su número de bota en el rostro.

Tras vencer en el Royal Rumble, McIntyre ha hecho suyo Monday Night Raw y ha acabado por encima de Lesnar en las ocasiones en las que han coincidido. A pesar de todo, Lesnar sigue siendo La Bestia intratable que siempre fue, la misma que acabó con el reinado de Kofi Kingston en tan solo 8 segundos y la misma que consiguió 13 eliminaciones en el Royal Rumble antes de encontrarse con la bota del Terminador Escocés. 

La emoción está servida en el Raymond James Stadium de Tampa y cuando llegue el 5 de abril y los cañonazos de WrestleMania 36 resuenen en el cielo de Tampa ya no habrá marcha atrás, ¿Quién saldrá como Campeón de WWE? Lo veremos en exclusiva en WWE Network.