Se veía venir desde SmackDown 1000 a mediados del mes de Octubre de 2018, cuando Batista decía a Triple H: "Has sido capaz de vencer a todos menos a mi". La cuestión es que la cosa parecía haber caído en el olvido hasta el día en el que Ric Flair cumplió 70 años, cuando El Animal atacaba a Flair y le sacaba a rastras de su vestidor para llamar la atención de Hunter: "¿Tengo ahora tu atención? Pues dame lo que quiero".

No fue difícil saber lo que quería Batista, un combate en WrestleMania contra Triple H para de una vez por todas demostrarle su superioridad en el Escaparate de los Inmortales, delante de todos. La rivalidad la semana pasada alcanzaba cotas mayores anunciando a través de su abogado, que quería que el combate entre ambos fuera más allá siendo el combate en el que Triple H pusiera s carrera en juego. 

Así ha sido. Triple H aceptó el reto y el MetLife Stadium puede que sea el último estadio que pise El Juego como luchador profesional. ¿Se saldrá Batista con la suya? Este año se cumplirán 5 años desde la última vez que vimos a Batista sobre el ring, precisamente en una WrestleMania (edición 30) cuando por aquel entonces se rendía a la sumisión de Daniel Bryan en el evento estelar y perdiendo la ocasión de convertirse en campeón del mundo. 

Ahora hay mucho más que eso en juego, el orgullo de ser más grande y mejor que el que fuera uno de sus mejores amigos, Triple H.

Se veía venir desde SmackDown 1000 a mediados del mes de Octubre de 2018, cuando Batista decía a Triple H: "Has sido capaz de vencer a todos menos a mi". La cuestión es que la cosa parecía haber caído en el olvido hasta el día en el que Ric Flair cumplió 70 años, cuando El Animal atacaba a Flair y le sacaba a rastras de su vestidor para llamar la atención de Hunter: "¿Tengo ahora tu atención? Pues dame lo que quiero".

No fue difícil saber lo que quería Batista, un combate en WrestleMania contra Triple H para de una vez por todas demostrarle su superioridad en el Escaparate de los Inmortales, delante de todos. La rivalidad la semana pasada alcanzaba cotas mayores anunciando a través de su abogado, que quería que el combate entre ambos fuera más allá siendo el combate en el que Triple H pusiera s carrera en juego. 

Así ha sido. Triple H aceptó el reto y el MetLife Stadium puede que sea el último estadio que pise El Juego como luchador profesional. ¿Se saldrá Batista con la suya? Este año se cumplirán 5 años desde la última vez que vimos a Batista sobre el ring, precisamente en una WrestleMania (edición 30) cuando por aquel entonces se rendía a la sumisión de Daniel Bryan en el evento estelar y perdiendo la ocasión de convertirse en campeón del mundo. 

Ahora hay mucho más que eso en juego, el orgullo de ser más grande y mejor que el que fuera uno de sus mejores amigos, Triple H.