NUEVA ORLEANS — Haber firmado a Ronda Rousey fue excelente para los negocios, pero no le pagó dividendos a Triple H y Stephanie McMahon en WrestleMania 34. La pareja de ejecutivos pensaba que tenía el control de la ex Campeona de Peso Gallo de UFC, pero se encontraron en el lado perdedor de una las famosas palancas al brazo de Rousey ­– y el Angle Lock – en una Lucha de Parejas Mixtas en el Show de Shows.

Ronda Rousey no tiene piedad ante Stephanie McMahon en su debut en WWE: WrestleMania 34

Ronda Rousey castiga a Stephanie McMahon en su Lucha de Parejas Mixtas en WrestleMania 34.

El trabajo en equipo de La Autoridad fue excelente desde el inicio. Cada vez que Angle tomaba la delantera ante The Game, Stephanie hacía de las suyas para distraer al réferi y permitir que su marido diese golpes bajos. Esa fue la historia de la primera parte del encuentro, pero en cuanto hubo un leve error de comunicación entre los esposos, Angle aprovechó para pasarle el relevo a Ronda.

Rousey, por su parte, demostró tener un gran talento dentro del ring. Demolió a Stephanie en segundos y convirtió a Triple H en un costal de boxeo humano. El réferi quería detener el combate cuando The Game y Ronda estaban por agarrarse a golpes en el cuadrilátero, pero el COO lo convenció de (o más bien, obligó a) permitirlo.

Stephanie milagrosamente escapó a una palanca al brazo y detuvo el avance de la serie ofensiva.

Cuando lograron derribar a sus oponentes, la pareja de ejecutivos intentó aplicarle un par de pedigrís a los medallistas olímpicos. Pero Angle sacó a Triple H del ring y Rousey sometió a Stephanie con la palanca al brazo. Con eso, La Mujer Más Mala del Planeta se llevó su primera victoria en WWE.

En retrospectiva, Triple H y Stephanie deben sentirse bien por esto. Cuando contrataron a Ronda, lo hicieron bajo la premisa de que se convertiría en una fuerza imparable en el ring. Parece, desde el punto de vista de negocios, la jugada les salió MUY bien.

NUEVA ORLEANS — Haber firmado a Ronda Rousey fue excelente para los negocios, pero no le pagó dividendos a Triple H y Stephanie McMahon en WrestleMania 34. La pareja de ejecutivos pensaba que tenía el control de la ex Campeona de Peso Gallo de UFC, pero se encontraron en el lado perdedor de una las famosas palancas al brazo de Rousey ­– y el Angle Lock – en una Lucha de Parejas Mixtas en el Show de Shows.

Ronda Rousey no tiene piedad ante Stephanie McMahon en su debut en WWE: WrestleMania 34

Ronda Rousey castiga a Stephanie McMahon en su Lucha de Parejas Mixtas en WrestleMania 34.

El trabajo en equipo de La Autoridad fue excelente desde el inicio. Cada vez que Angle tomaba la delantera ante The Game, Stephanie hacía de las suyas para distraer al réferi y permitir que su marido diese golpes bajos. Esa fue la historia de la primera parte del encuentro, pero en cuanto hubo un leve error de comunicación entre los esposos, Angle aprovechó para pasarle el relevo a Ronda.

Rousey, por su parte, demostró tener un gran talento dentro del ring. Demolió a Stephanie en segundos y convirtió a Triple H en un costal de boxeo humano. El réferi quería detener el combate cuando The Game y Ronda estaban por agarrarse a golpes en el cuadrilátero, pero el COO lo convenció de (o más bien, obligó a) permitirlo.

Stephanie milagrosamente escapó a una palanca al brazo y detuvo el avance de la serie ofensiva.

Cuando lograron derribar a sus oponentes, la pareja de ejecutivos intentó aplicarle un par de pedigrís a los medallistas olímpicos. Pero Angle sacó a Triple H del ring y Rousey sometió a Stephanie con la palanca al brazo. Con eso, La Mujer Más Mala del Planeta se llevó su primera victoria en WWE.

En retrospectiva, Triple H y Stephanie deben sentirse bien por esto. Cuando contrataron a Ronda, lo hicieron bajo la premisa de que se convertiría en una fuerza imparable en el ring. Parece, desde el punto de vista de negocios, la jugada les salió MUY bien.