Fecha y lugar

Domingo, Apr 8 | 7 PMET/4 PMPT


Dónde Ver

Suscríbete a WWE Network
Campeón WWE AJ Styles der. Shinsuke Nakamura

Campeón WWE AJ Styles der. Shinsuke Nakamura

NUEVA ORLEANS — AJ Styles salió de WrestleMania 34 con su título intacto, así que Shinsuke Nakamura transformó su “Lucha de Ensueño” en una pesadilla.

El Rey del Estilo Fuerte, quien veía su combate titular con El Fenomenal como una mera formalidad, había estado haciendo mella en la cabeza de Styles desde que ganó el Royal Rumble 2018 en enero. Allí, comenzó a jugar juegos mentales haciendo una simple predicción: Rodilla a la cara. Llegó al Escaparate de los Inmortales con la mayoría de sus excentricidades bajo control, optando por castigar a Styles con puñetazos, patadas y rodillazos, aunque no a la cara.

Styles y Nakamara dan lucha de ensueño: WrestleMania 34

El Campeón WWE AJ Styles y Shinsuke Nakamura brillan bajo las brillantes luces de WrestleMania.

Styles no se quedó inmóvil y también administró castigo, pero Nakamura siempre tuvo el control. Inclusive cuando Styles lo metió a un Calf Crusher, El Rey del Estilo Fuerte logró sobrevivir.

El Rockstar de WWE cambió de táctica, utilizando su maestría en lucha a ras de lona y casi manda a dormir a su oponente con un triángulo. Nakamura estuvo a nada de conectar el Kinshasa, pero su agresión lo hizo un objetivo fácil para una rodada y Styles Clash, después del cual El Artista no logró responder.

Al final del combate, ambos se abrazaron en señal de respeto, e incluso el japonés se arrodilló para regresarle a Styles el título. Pero ese gesto escondía su verdadera intensión: darle un golpe a Styles en las joyas de la familia.

Nakamura cambió delante del Universo WWE mientras Styles se desmoronaba en la lona. El amado artista cuyas excentricidades nos hacía amarlo más se fue. Como insulto final, le dio el prometido Kinshasa a Styles.

Aunque no logró su cometido, nadie podrá acusar a Nakamura de no cumplir sus promesas. Al final, hizo lo que había dicho que haría y le dio un rodillazo a Styles en la cara. Un hombre de verdad siempre cumple su palabra, y no hay nada más peligroso que un hombre de verdad con una misión.

NUEVA ORLEANS — AJ Styles salió de WrestleMania 34 con su título intacto, así que Shinsuke Nakamura transformó su “Lucha de Ensueño” en una pesadilla.

El Rey del Estilo Fuerte, quien veía su combate titular con El Fenomenal como una mera formalidad, había estado haciendo mella en la cabeza de Styles desde que ganó el Royal Rumble 2018 en enero. Allí, comenzó a jugar juegos mentales haciendo una simple predicción: Rodilla a la cara. Llegó al Escaparate de los Inmortales con la mayoría de sus excentricidades bajo control, optando por castigar a Styles con puñetazos, patadas y rodillazos, aunque no a la cara.

Styles y Nakamara dan lucha de ensueño: WrestleMania 34

El Campeón WWE AJ Styles y Shinsuke Nakamura brillan bajo las brillantes luces de WrestleMania.

Styles no se quedó inmóvil y también administró castigo, pero Nakamura siempre tuvo el control. Inclusive cuando Styles lo metió a un Calf Crusher, El Rey del Estilo Fuerte logró sobrevivir.

El Rockstar de WWE cambió de táctica, utilizando su maestría en lucha a ras de lona y casi manda a dormir a su oponente con un triángulo. Nakamura estuvo a nada de conectar el Kinshasa, pero su agresión lo hizo un objetivo fácil para una rodada y Styles Clash, después del cual El Artista no logró responder.

Al final del combate, ambos se abrazaron en señal de respeto, e incluso el japonés se arrodilló para regresarle a Styles el título. Pero ese gesto escondía su verdadera intensión: darle un golpe a Styles en las joyas de la familia.

Nakamura cambió delante del Universo WWE mientras Styles se desmoronaba en la lona. El amado artista cuyas excentricidades nos hacía amarlo más se fue. Como insulto final, le dio el prometido Kinshasa a Styles.

Aunque no logró su cometido, nadie podrá acusar a Nakamura de no cumplir sus promesas. Al final, hizo lo que había dicho que haría y le dio un rodillazo a Styles en la cara. Un hombre de verdad siempre cumple su palabra, y no hay nada más peligroso que un hombre de verdad con una misión.