ORLANDO, Fla. – Frente a 75,245 miembros del Universo WWE, Roman Reigns conquistó una institución de WrestleMania, sobreponiéndose a The Undertaker en La Máxima Emoción y probando, sin sombra de duda, que WWE ahora es su patio.

Se subió al ring ante El Fenómeno en El Mayor Escenario de Todos, una tarea verdaderamente intimidante. The Undertaker llegó con un récord de 23-1 al Show de Shows. No obstante, sin importar cuantos hayan caído ante El Demonio del Valle de la Muerte, El Poder Personificado no fue disuadido de esta cacería.

The Undertaker hace su, quizás, última entrada en WrestleMania: WrestleMania 33

El Fenómeno enfrenta a Roman Reigns en el evento estelar de WrestleMania 33.

El Show comenzó con un duro intercambio de golpes, dentro y fuera del ring. La acción fue escalando de nivel, incluyendo un Agarre Infernal sobre la mesa de comentaristas. Pero, cuando El Hombre Muerto se preparaba para terminar con el encuentro rápidamente, Reigns inesperadamente respondió con una épica Lanza sobre la mesa de transmisión en español.

De vuelta en el ring, The Undertaker aplicó el Last Ride y siguió administrando castigo con una silla. Después vino un Agarre Infernal sobre la ya mencionada silla y un Tombstone Piledriver. No obstante, sorprendentemente, Reigns de alguna manera logró sobrevivir.

Reigns ejecutó un Golpe de Superman y una Lanza. Claramente aturdido, El Hombre Muerto respondió con el Hell’s Gate, pero Reigns logró tocar las cuerdas. El ex Shield siguió con sillazos, dos Lanzas y otro Golpe de Superman.

Como lo había hecho en muchos otros WrestleManias, The Undertaker se levantó nuevamente, pero no pudo mantenerse de pie. Aunque no quería, El Poder Personificado fue oblicuo a domar una decisión, y ejecutó una última y fatal Lanza, haciendo descansar a su legendario oponente de una vez por todas.

Después del duro encuentro, el derrotado Undertaker se levantó dignamente y dejó su sombrero, abrigo y guantes en el ring, antes de retirarse lentamente por la rampa. Eso le dio al Universo WWE un sentimiento de resolución al final de WrestleMania 33.

Aunque la grandeza de The Undertaker siempre será sinónimo del Escaparate de los Inmortales, la victoria de Roman Reigns lo ha cimentado en la cima de WWE. ¿Qué efecto tendrá esta victoria en su carrera? Descúbrelo mañana en Raw, en vivo a las 8/7 C por Fox Sports.

ORLANDO, Fla. – Frente a 75,245 miembros del Universo WWE, Roman Reigns conquistó una institución de WrestleMania, sobreponiéndose a The Undertaker en La Máxima Emoción y probando, sin sombra de duda, que WWE ahora es su patio.

Se subió al ring ante El Fenómeno en El Mayor Escenario de Todos, una tarea verdaderamente intimidante. The Undertaker llegó con un récord de 23-1 al Show de Shows. No obstante, sin importar cuantos hayan caído ante El Demonio del Valle de la Muerte, El Poder Personificado no fue disuadido de esta cacería.

The Undertaker hace su, quizás, última entrada en WrestleMania: WrestleMania 33

El Fenómeno enfrenta a Roman Reigns en el evento estelar de WrestleMania 33.

El Show comenzó con un duro intercambio de golpes, dentro y fuera del ring. La acción fue escalando de nivel, incluyendo un Agarre Infernal sobre la mesa de comentaristas. Pero, cuando El Hombre Muerto se preparaba para terminar con el encuentro rápidamente, Reigns inesperadamente respondió con una épica Lanza sobre la mesa de transmisión en español.

De vuelta en el ring, The Undertaker aplicó el Last Ride y siguió administrando castigo con una silla. Después vino un Agarre Infernal sobre la ya mencionada silla y un Tombstone Piledriver. No obstante, sorprendentemente, Reigns de alguna manera logró sobrevivir.

Reigns ejecutó un Golpe de Superman y una Lanza. Claramente aturdido, El Hombre Muerto respondió con el Hell’s Gate, pero Reigns logró tocar las cuerdas. El ex Shield siguió con sillazos, dos Lanzas y otro Golpe de Superman.

Como lo había hecho en muchos otros WrestleManias, The Undertaker se levantó nuevamente, pero no pudo mantenerse de pie. Aunque no quería, El Poder Personificado fue oblicuo a domar una decisión, y ejecutó una última y fatal Lanza, haciendo descansar a su legendario oponente de una vez por todas.

Después del duro encuentro, el derrotado Undertaker se levantó dignamente y dejó su sombrero, abrigo y guantes en el ring, antes de retirarse lentamente por la rampa. Eso le dio al Universo WWE un sentimiento de resolución al final de WrestleMania 33.

Aunque la grandeza de The Undertaker siempre será sinónimo del Escaparate de los Inmortales, la victoria de Roman Reigns lo ha cimentado en la cima de WWE. ¿Qué efecto tendrá esta victoria en su carrera? Descúbrelo mañana en Raw, en vivo a las 8/7 C por Fox Sports.