DALLAS — Esta es una verdad sobre el cambio: nunca sucede sin dar pelea.

Para que Roman Reigns pudiera alterar el panorama de WWE, tuvo que enfrentar a un rey loco y su extrovertida reina frente a una masa reunida de 101,763 súbditos.

 Triple H fue presentado frente al Universo WWE por Stephanie McMahon, quien se paró sobre un trono con una máscara de calavera y ordeno que todos en la audiencia se arrodillaran a los pies de su rey. Aunque fue acompañado por un séquito de esqueletos con títulos al hombro, The Game entró con sus calzoncillos y botas – sin ninguna especia de traje elaborado. El mensaje de la simplicidad era claro. Estaba allí para pelear.

Cuando Reigns entró, la reacción fue mixta, entre abucheos y vítores, pero nadie podía dejar pasar los fuegos artificiales que volaron alrededor del Estadio AT&T. Ambos estaban listos para pelear, y justo eso hicieron en cuanto la campana sonó.

Triple H derribó inmediatamente a Reigns, agarrando su brazo y abofeteando la parte trasera de la cabeza de su oponente. Cuando Reigns intentó un lance de cadera, The Game hizo lo mismo y sacó a su oponente del ring.

WWE Network: Roman Reigns vs. Triple H - Campeonato Mundial de Peso Completo WWE: WrestleMania 32

Roman Reigns enfrentó a Triple H por el Campeonato Mundial de Peso Completo WWE en WrestleMania 32.

The Game siguió dominante. Cuando ambos estuvieron en el piso, el rey aplastó la cabeza del samoano en una mesa de comentaristas, poniendo el punto de exclamación con una quebradora desde la mesa al suelo.

Sin embargo, como Mike Tyson elocuentemente dijo una vez, todos tienen un plan hasta que son golpeados en la boca.

Los puños de Reigns conectaron con la quijada de Triple H, pero cuando quiso seguir con un Golpe de Superman, su presa salió del ring. El retador, luego, golpeó al campeón con un lazo sobre los escalones de acero. Las cosas comenzaron a ponerse realmente calientes cuando el musculoso atravesó una barricada con una Lanza a través del cuerpo de The Game.

Reigns llevó a Triple H de regreso al ring, pero comenzó a mostrar estragos en el cuerpo.  Allí el Asesino Cerebral evadió un golpe, aplicando una interesante palanca al brazo. Stephanie comenzó a gritar “¡Ríndete Roman!”, pero Reigns levantó a Triple H de la lona y lo azotó con fuerza. Dos veces.

Reigns se quedó con el tanque casi vacío, volviéndose vulnerable a un Pedigree, pero no pudo ser concretado. Por suerte, cuando el réferi estaba por contar, Stephanie le jaló la pierna para interrumpirlo.

Luego, algo que sin duda lamentará por años, Stephanie se metió al ring. Triple H se levantó, pero El Poder Personificado utilizó sus 120 kg de músculos para hacer un ataque. The Game pudo escapar por un pelo.

Stephanie no tuvo tanta suerte. Roman Reigns la despedazó con su lanza, con la misma intensidad y poder de una camioneta que aplasta a un mosquito.

Triple H aprovechó la confusión, aplicando un Pedigree, pero apenas obtuvo un 1-2. Cuando Reigns intentó una Lanza, fue recibido con un rodillazo volador.

Entonces, la aturdida Stephanie le pasó un marro. Pero, cuando estaba a punto de salir de WrestleMania con varios huesos rotos, Reigns golpeó al campeón con un Golpe de Superman y Lanza, consiguiendo la cuenta de tres y coronándose como Campeón Mundial de Peso Completo WWE por tercera ocasión.

Finalmente, Roman Reigns salió del Mayor Escenario de Todos con a máxima presea del entretenimiento deportivo. Muchos han dudado de él, pero Reigns ha demostrado ser un competidor que desconoce el significado de la palabra “desistir.”

A pesar de toda la adversidad, él siguió luchado, exactamente lo que un Campeón Mundial de Peso Completo WWE debe hacer.

DALLAS — Esta es una verdad sobre el cambio: nunca sucede sin dar pelea.

Para que Roman Reigns pudiera alterar el panorama de WWE, tuvo que enfrentar a un rey loco y su extrovertida reina frente a una masa reunida de 101,763 súbditos.

 Triple H fue presentado frente al Universo WWE por Stephanie McMahon, quien se paró sobre un trono con una máscara de calavera y ordeno que todos en la audiencia se arrodillaran a los pies de su rey. Aunque fue acompañado por un séquito de esqueletos con títulos al hombro, The Game entró con sus calzoncillos y botas – sin ninguna especia de traje elaborado. El mensaje de la simplicidad era claro. Estaba allí para pelear.

Cuando Reigns entró, la reacción fue mixta, entre abucheos y vítores, pero nadie podía dejar pasar los fuegos artificiales que volaron alrededor del Estadio AT&T. Ambos estaban listos para pelear, y justo eso hicieron en cuanto la campana sonó.

Triple H derribó inmediatamente a Reigns, agarrando su brazo y abofeteando la parte trasera de la cabeza de su oponente. Cuando Reigns intentó un lance de cadera, The Game hizo lo mismo y sacó a su oponente del ring.

WWE Network: Roman Reigns vs. Triple H - Campeonato Mundial de Peso Completo WWE: WrestleMania 32

Roman Reigns enfrentó a Triple H por el Campeonato Mundial de Peso Completo WWE en WrestleMania 32.

The Game siguió dominante. Cuando ambos estuvieron en el piso, el rey aplastó la cabeza del samoano en una mesa de comentaristas, poniendo el punto de exclamación con una quebradora desde la mesa al suelo.

Sin embargo, como Mike Tyson elocuentemente dijo una vez, todos tienen un plan hasta que son golpeados en la boca.

Los puños de Reigns conectaron con la quijada de Triple H, pero cuando quiso seguir con un Golpe de Superman, su presa salió del ring. El retador, luego, golpeó al campeón con un lazo sobre los escalones de acero. Las cosas comenzaron a ponerse realmente calientes cuando el musculoso atravesó una barricada con una Lanza a través del cuerpo de The Game.

Reigns llevó a Triple H de regreso al ring, pero comenzó a mostrar estragos en el cuerpo.  Allí el Asesino Cerebral evadió un golpe, aplicando una interesante palanca al brazo. Stephanie comenzó a gritar “¡Ríndete Roman!”, pero Reigns levantó a Triple H de la lona y lo azotó con fuerza. Dos veces.

Reigns se quedó con el tanque casi vacío, volviéndose vulnerable a un Pedigree, pero no pudo ser concretado. Por suerte, cuando el réferi estaba por contar, Stephanie le jaló la pierna para interrumpirlo.

Luego, algo que sin duda lamentará por años, Stephanie se metió al ring. Triple H se levantó, pero El Poder Personificado utilizó sus 120 kg de músculos para hacer un ataque. The Game pudo escapar por un pelo.

Stephanie no tuvo tanta suerte. Roman Reigns la despedazó con su lanza, con la misma intensidad y poder de una camioneta que aplasta a un mosquito.

Triple H aprovechó la confusión, aplicando un Pedigree, pero apenas obtuvo un 1-2. Cuando Reigns intentó una Lanza, fue recibido con un rodillazo volador.

Entonces, la aturdida Stephanie le pasó un marro. Pero, cuando estaba a punto de salir de WrestleMania con varios huesos rotos, Reigns golpeó al campeón con un Golpe de Superman y Lanza, consiguiendo la cuenta de tres y coronándose como Campeón Mundial de Peso Completo WWE por tercera ocasión.

Finalmente, Roman Reigns salió del Mayor Escenario de Todos con a máxima presea del entretenimiento deportivo. Muchos han dudado de él, pero Reigns ha demostrado ser un competidor que desconoce el significado de la palabra “desistir.”

A pesar de toda la adversidad, él siguió luchado, exactamente lo que un Campeón Mundial de Peso Completo WWE debe hacer.