DALLAS — Shane McMahon regresó a WWE con una misión: Reclamar su lugar como heredero al trono y tomar control de Raw de Lunes por la Noche, lejos del agarre de La Autoridad. Sin Embargo, la carta jugada por su padre – el Presidente de la Junta Directiva Sr. McMahoan – fue más eficaz, ya que The Undertaker derrotó a Shane-O-Mac en una Lucha Hell in a Cell en el Mayor Escenario de Todos.

Desde la campanada inicial, Shane McMahon intentó ir mano a mano con El Fenómeno, usando sus pies para bailar alrededor de su oponente. El Hombre Muerto se hartó y le dio una lección a Shane con golpes directo a su cara. Tomó el control del encuentro desde el principio, respondiendo a todos los ataques de Shane-O-Mac con toda la experiencia y el poder que una leyenda de WWE puede dar.

Sin embargo, aún sin haberse subido al ring por años, Shane probó ser más resistente que nunca. The Undertaker lo mangoneó dentro de la jaula como a un muñeco de trapo y casi lo decapita con un leg drop desde la orilla. Luego, El Hombre Muerto subió los escalones de acero al ring, pero Shane aplicó un llave de triángulo. ‘Taker respondió azotando a su oponente sobre el acero, pero Shane igualó las cosas con un DDT.

Tras un intercambio de llaves, Shane-O-Mac aplicó el Costa a Costa. Sin poder terminar a The Undertaker, Shane agarró unas pinzas para cortar cable y abrió uno de los paneles de la jaula. Sin embargo, lo que sea que estuviera planeado fue arruinado cuando un tacle de Undertaker lo hizo ver muy de cerca de los comentarista de alemán.

Preparándose para hacer un martinete sobre la mesa, The Undertaker cayó desprevenidamente en una dormilona. Cuando iba a perder el conocimiento, El Fenómeno saltó hacia otra mesa con Shane aún en su espalda, rompiendo la llave.

Shane, que se recuperó primero, golpeó a su oponente con una caja de herramientas y un monitos. Poniendo a su oponente encima de una mesa, Shane ascendió la monstruosa celda. El Universo WWE se maravilló cuando saltó desde arriba para dar un codazo volador.

Increíblemente, The Undertaker se quitó del camino en el último segundo. Entonces, El Hombre Muerto cargo el cuerpo casi sin vida de su oponente de regreso al ring, le aplicó el Tombstone Piledriver y aseguró la victoria.

Aunque derrotado y sacado de la arena en una camilla, Shane McMahon probó que está dispuesto a arriesgar su cuerpo, mente y espíritu por un mejor futuro para WWE y su visión para mejorar las cosas. Esperamos que, tras esta emocionante confrontación, recupere la salud para convertir eso en realidad.

DALLAS — Shane McMahon regresó a WWE con una misión: Reclamar su lugar como heredero al trono y tomar control de Raw de Lunes por la Noche, lejos del agarre de La Autoridad. Sin Embargo, la carta jugada por su padre – el Presidente de la Junta Directiva Sr. McMahoan – fue más eficaz, ya que The Undertaker derrotó a Shane-O-Mac en una Lucha Hell in a Cell en el Mayor Escenario de Todos.

Desde la campanada inicial, Shane McMahon intentó ir mano a mano con El Fenómeno, usando sus pies para bailar alrededor de su oponente. El Hombre Muerto se hartó y le dio una lección a Shane con golpes directo a su cara. Tomó el control del encuentro desde el principio, respondiendo a todos los ataques de Shane-O-Mac con toda la experiencia y el poder que una leyenda de WWE puede dar.

Sin embargo, aún sin haberse subido al ring por años, Shane probó ser más resistente que nunca. The Undertaker lo mangoneó dentro de la jaula como a un muñeco de trapo y casi lo decapita con un leg drop desde la orilla. Luego, El Hombre Muerto subió los escalones de acero al ring, pero Shane aplicó un llave de triángulo. ‘Taker respondió azotando a su oponente sobre el acero, pero Shane igualó las cosas con un DDT.

Tras un intercambio de llaves, Shane-O-Mac aplicó el Costa a Costa. Sin poder terminar a The Undertaker, Shane agarró unas pinzas para cortar cable y abrió uno de los paneles de la jaula. Sin embargo, lo que sea que estuviera planeado fue arruinado cuando un tacle de Undertaker lo hizo ver muy de cerca de los comentarista de alemán.

Preparándose para hacer un martinete sobre la mesa, The Undertaker cayó desprevenidamente en una dormilona. Cuando iba a perder el conocimiento, El Fenómeno saltó hacia otra mesa con Shane aún en su espalda, rompiendo la llave.

Shane, que se recuperó primero, golpeó a su oponente con una caja de herramientas y un monitos. Poniendo a su oponente encima de una mesa, Shane ascendió la monstruosa celda. El Universo WWE se maravilló cuando saltó desde arriba para dar un codazo volador.

Increíblemente, The Undertaker se quitó del camino en el último segundo. Entonces, El Hombre Muerto cargo el cuerpo casi sin vida de su oponente de regreso al ring, le aplicó el Tombstone Piledriver y aseguró la victoria.

Aunque derrotado y sacado de la arena en una camilla, Shane McMahon probó que está dispuesto a arriesgar su cuerpo, mente y espíritu por un mejor futuro para WWE y su visión para mejorar las cosas. Esperamos que, tras esta emocionante confrontación, recupere la salud para convertir eso en realidad.