DALLAS – Muchas batallas en WrestleMania son por algún campeonato. No obstante, el propósito de la Lucha Callejera Sin Reglas entre Brock Lesnar y Dean Ambrose fue simple y sencillamente la carnicería más pura. Cuando los cuerpos fueron rotos, La Bestia reinó supremo con 13 suplexes alemanes y un F-5 sobre los escalones de acero.

El caos inició desde la campanada inicial. Aunque Ambrose fue directamente de cabeza la guarida de La Bestia, Lesnar lo mandó rápidamente a Suplex City. Antes de terminar la noche, Ambrose conoció muy bien esa ciudad.

Fotos del encuentro

Un golpe bajo de Ambrose  le permitió al la Superestrella inestable recuperarse momentáneamente. Cuando intentó prender la motosierra – regalo del miembro del Salón de la Fama WWE Terry Funk – Lesnar le pasó por encima. Sin querer quedarse inmóvil, el tenaz Ambrose agarró una silla. Sin embargo, Lesnar respondió y marcó su onceavo suplex. El salvaje Ambrose se recuperó y le roció el polvo de un extintor en los ojos, antes de saltar de la tercera cuerda con una silla y aterrizar encima del Conquistador.

Ambrose procedió a subir varias sillas al ring, pero recibió el suplex número 12. Cuando Brock intentó un F-5, Ambrose lo convirtió en un Trabajo Sucio sobre la pila de sillas. El Lunático agarró a “Barbie” – un bat con alambre de púas, regalo de la Leyenda Hardcore Mick Foley – pero antes de que pudiera usarlo, Ambrose cayó sobre el metal, cortesía del suplex #13. Ese fue determinante, ya que le permitió a Brock Lesnar aplicar el F-5 sobre la masa de acero por la victoria.

Aunque Lesnar salió del Estadio AT&T con la victoria, nadie puede negar la dureza de Dean Ambrose. Quizás ni siquiera La Bestia Encarnada.

DALLAS – Muchas batallas en WrestleMania son por algún campeonato. No obstante, el propósito de la Lucha Callejera Sin Reglas entre Brock Lesnar y Dean Ambrose fue simple y sencillamente la carnicería más pura. Cuando los cuerpos fueron rotos, La Bestia reinó supremo con 13 suplexes alemanes y un F-5 sobre los escalones de acero.

El caos inició desde la campanada inicial. Aunque Ambrose fue directamente de cabeza la guarida de La Bestia, Lesnar lo mandó rápidamente a Suplex City. Antes de terminar la noche, Ambrose conoció muy bien esa ciudad.

Fotos del encuentro

Un golpe bajo de Ambrose  le permitió al la Superestrella inestable recuperarse momentáneamente. Cuando intentó prender la motosierra – regalo del miembro del Salón de la Fama WWE Terry Funk – Lesnar le pasó por encima. Sin querer quedarse inmóvil, el tenaz Ambrose agarró una silla. Sin embargo, Lesnar respondió y marcó su onceavo suplex. El salvaje Ambrose se recuperó y le roció el polvo de un extintor en los ojos, antes de saltar de la tercera cuerda con una silla y aterrizar encima del Conquistador.

Ambrose procedió a subir varias sillas al ring, pero recibió el suplex número 12. Cuando Brock intentó un F-5, Ambrose lo convirtió en un Trabajo Sucio sobre la pila de sillas. El Lunático agarró a “Barbie” – un bat con alambre de púas, regalo de la Leyenda Hardcore Mick Foley – pero antes de que pudiera usarlo, Ambrose cayó sobre el metal, cortesía del suplex #13. Ese fue determinante, ya que le permitió a Brock Lesnar aplicar el F-5 sobre la masa de acero por la victoria.

Aunque Lesnar salió del Estadio AT&T con la victoria, nadie puede negar la dureza de Dean Ambrose. Quizás ni siquiera La Bestia Encarnada.