The Undertaker der. Bray Wyatt

Bray Wyatt ha estado llamando a The Undertaker por semanas, prometiendo que tomará el alma del Hombre Muerto en el Show de Shows. El Nuevo Rostro del Miedo obtendrá lo que quiere, ya que el Fenómeno ha aceptado el reto para el domingo, 29 de marzo, en lo que será, quizás, el encuentro más terrorífico de la historia de WrestleMania.

A lo largo de un mes, Wyatt estuvo manando misivas místicas, dejando al Universo WWE intrigado sobre a quién (o qué) le estaba hablando. En WWE Fastlane, Wyatt despejó las dudas. Usando la imagen icónica de The Undertaker para sus propios motivos turbios, Wyatt hizo que druidas lo cargaran en un ataúd hasta el ring, de donde emergió para hacer el reto. Clamando que The Undertaker perdió la inmortalidad al finalizar su racha en el Show de Shows del año pasado, Wyatt dijo que no le teme al Fenómeno y que es su misión mandarlo a “casa.”

Cobertura completa de WreslteMania 31 

Sin embargo, The Undertaker no se ha dejado ver desde que Brock Lesnar lo inmovilizó en el momento más sorprendentes del entretenimiento deportivo, dejando a muchos especulando si el desafío de Wyatt se quedaría sin respuesta. El Nuevo Rostro del Miedo siguió aumentando las apuestas, incendiando un ataúd, pero el silencio fue la contestación. Luego, Wyatt desconcertó a los fans al revelar que poseía la urna de ‘Taker, amenazando con desatar su poder sobre el Universo WWE.

En la edición de Raw del 9 de marzo, Wyatt abrió la urna, riéndose como un maniático cuando reveló que estaba vacía. Sin embargo, antes de que el oscuro sermón de Wyatt pudiera continuar, truenos y rayos inundaron la arena, dejando sentir la presencia de The Undertaker. Declarando que Wyatt descansaría en paz, el Fenómeno aceptó el desafío de Wyatt y mandó un rayo que incendió la mecedora del merodeador del pantano. La reacción de Wyatt fue inusual. No hubo miedo, trepidación o enojo; sólo lágrimas de gozo en el Nuevo Rostro del Miedo.

¿Qué pasará cuando The Undertaker mire al “Hombre de las 1,000 Verdades”? ¿Podrá redimirse después de la pero derrota de su carrera? ¿Mandará Bray Wyatt al Hombre Muerto a descansar para siempre? El Universo WWE obtendrá esa respuesta el domingo, 29 de marzo, por WWE Network y Fox Action.


The Undertaker der. Bray Wyatt

SANTA CLARA, CALIF. — Jamás debes levantar a los muertos.

Eso se hizo muy claro en el momento final del encuentro de Bray Wyatt con The Undertaker en WrestleMania 31. Wyatt sacudió el ataúd del Hombre Muerto, llamándolo al Mayor Escenario de Todos para probarle al mundo que él es el Nuevo Rostro del Miedo.

En vez de eso, aprendió que WrestleMania todavía es el territorio de The Undertaker.

Después de antagonizar al Demonio del Valle de la Muerte, Bray Wyatt llegó al ring acompañado de un ejército de espantapájaros siguiéndolo a cada paso. Si esas creaturas estaban ahí para espantar a la maldad, no lo lograron, porque minutos después la inconfundible campana sonó y The Undertaker regresó.

Grandes regresos de The Undertaker s

El sol californiano no fue el escenario perfecto para la entrada del Hombre Muerto, pero es imposible negar el poder de la imagen de uno de los gladiadores más condecorados de WWE, caminando lentamente entre su ominosa niebla, usando su sombrero negro y ropa de cuero negro. 

Al público de 76.976 fans no aplaudieron. Más bien, contemplaron con asombro la llegada de la reverenciada figura mítica.

Por supuesto, había preguntas. ¿Es The Undertaker el mismo guerrero que alguna vez fue? ¿Será esta su última aparición? ¿Es esto el inicio de algo nuevo? Es imposible saberlo, pues se trata del enigmático Undertaker. Pero estuvo aquí, y se veía tan amenazador como el Fenómeno del pasado. 

¿Estaba Wyatt intimidado? Claro que no. Incluso cuando el Hombre Muerto lo miró en el ring, como diciéndole “No debiste elevar el infierno, muchacho,” Bray ni siquiera pestañó. Él vino con una misión, y no descansaría hasta que The Undertaker estuviera en el piso y el Nuevo Rostro del Miedo tomara su lugar.

The Undertaker der. Bray Wyatt

Cuando las notas finales de la canción del Hombre Muerto se desvanecieron, el público volvió a la vida. Primero, cantaron “¡Undertaker!” y luego se pusieron de pie cuando el Fenómeno le mostró de cerca su bota a Wyatt. ‘Taker inmediatamente dio sus golpes característicos, conectando la cara y el cuerpo de su oponente. Cuando derribó a Wyatt con el Snake Eyes, fue como ver a tu banda favorita tocando sus mejores canciones.

Estaba claro que The Undertaker quería mandar un mensaje – no sólo a Wyatt, sino a todos los competidores que pensaban que, ahora que la racha está rota, pueden vencer al Hombre Muerto. 

Cinco datos desconocidos del Fenómeno

Sin embargo, Bray estuvo implacable. Plantó a The Undertaker en la lona con fuerza bruta, e hizo que le cayera una lluvia de codazos al cráneo de su oponente. Incluso estrelló la cabeza del Hombre Muerto en el poste de acero. Una contusión le costó el encuentro – y la racha – contra Lesnar el año pasado, y parecía que la historia iba a repetirse.

De repente, Undertaker atrapó a Wyatt en un Hell’s Gate como un cocodrilo cierra sus mandíbulas en el cuello de un antílope. Bray se libró, pero ambos se pusieron de pie. Sin embargo, el Fenómeno fue el primero en regresar al piso, cortesía un de poderoso slam del Nuevo Rostro del Miedo.

The Undertaker der. Bray Wyatt

Había un palpable sentido de preocupación en el estadio. Nadie quería ver a un Undertaker vulnerable. Querían ver al hombre que venció a Shawn Michaels, Triple H y a todas las demás Superestrellas que lo han enfrentando. El detalle está en que nadie sabía si ese hombre sigue existiendo.

No obstante, The Undertaker no es un hombre. Es un Fenómeno.

Eso se evidenció cuando Wyatt intentó llamar a la Hermana Abigail, pero terminó con la mano del Hombre Muerto alrededor de su garganta. Undertaker decimó a Bray con un Agarre Infernal, luego lo arrastró al centro y le aplicó el Tombstone. En una circunstancia normal, eso habría sido todo, pero no hoy. Consiguiendo fuerza de algún lugar oscuro en su alma, Wyatt encontró la fuerza para librarse de la inmovilización. El combate de las fuerzas del mal continuó. 

Undertaker intentó un segundo Tombstone. Esta vez, Bray conectó la Hermana Abigail en un instante. El Fenómeno escapó de la inmovilización, pero ambos quedaron arrojados en la lona a causa de la fatiga, mientras el réferi iniciaba el conteo.

Las entradas más épicas de The Undertaker

Wyatt fue el primer en levantarse con su horripilante caminata de araña, mirando hacia su oponente caído con misterioso regocijo. Entonces, el Hombre Muerto se levantó. Ambos monstruos se miraron por un momento. En ese momento, Wyatt sucumbió ante el miedo. Una cosa es invocar el mal. Otra muy distinta es que toque a tu puerta.

Siguieron los golpes y Wyatt ganó. Se tomó un momento para burlarse de The Undertaker, poniendo su pulgar a través del cuello, como suele hacerlo el Hombre Muerto. Wyatt intentó otra Hermana Abigail, pero Undertaker estaba listo. Lo revirtió, levantó a Bray y lo plantó con un Tombstone. El Hombre Muerto cruzó los brazos de Bray sobre el pecho y, por 22ª vez, derrotó a un oponente en WrestleMania.

Un año después de caer en las manos de Brock Lesnar, The Undertaker probó que todavía tiene algunas peleas en él. ¿Qué hay de Bray Wyatt? Levantó a los muertos y pagó el precio. ¿Nuevo Rostro del Miedo? Quizás algún día. Pero no hoy. 

The Undertaker der. Bray Wyatt

Bray Wyatt ha estado llamando a The Undertaker por semanas, prometiendo que tomará el alma del Hombre Muerto en el Show de Shows. El Nuevo Rostro del Miedo obtendrá lo que quiere, ya que el Fenómeno ha aceptado el reto para el domingo, 29 de marzo, en lo que será, quizás, el encuentro más terrorífico de la historia de WrestleMania.

A lo largo de un mes, Wyatt estuvo manando misivas místicas, dejando al Universo WWE intrigado sobre a quién (o qué) le estaba hablando. En WWE Fastlane, Wyatt despejó las dudas. Usando la imagen icónica de The Undertaker para sus propios motivos turbios, Wyatt hizo que druidas lo cargaran en un ataúd hasta el ring, de donde emergió para hacer el reto. Clamando que The Undertaker perdió la inmortalidad al finalizar su racha en el Show de Shows del año pasado, Wyatt dijo que no le teme al Fenómeno y que es su misión mandarlo a “casa.”

Cobertura completa de WreslteMania 31 

Sin embargo, The Undertaker no se ha dejado ver desde que Brock Lesnar lo inmovilizó en el momento más sorprendentes del entretenimiento deportivo, dejando a muchos especulando si el desafío de Wyatt se quedaría sin respuesta. El Nuevo Rostro del Miedo siguió aumentando las apuestas, incendiando un ataúd, pero el silencio fue la contestación. Luego, Wyatt desconcertó a los fans al revelar que poseía la urna de ‘Taker, amenazando con desatar su poder sobre el Universo WWE.

En la edición de Raw del 9 de marzo, Wyatt abrió la urna, riéndose como un maniático cuando reveló que estaba vacía. Sin embargo, antes de que el oscuro sermón de Wyatt pudiera continuar, truenos y rayos inundaron la arena, dejando sentir la presencia de The Undertaker. Declarando que Wyatt descansaría en paz, el Fenómeno aceptó el desafío de Wyatt y mandó un rayo que incendió la mecedora del merodeador del pantano. La reacción de Wyatt fue inusual. No hubo miedo, trepidación o enojo; sólo lágrimas de gozo en el Nuevo Rostro del Miedo.

¿Qué pasará cuando The Undertaker mire al “Hombre de las 1,000 Verdades”? ¿Podrá redimirse después de la pero derrota de su carrera? ¿Mandará Bray Wyatt al Hombre Muerto a descansar para siempre? El Universo WWE obtendrá esa respuesta el domingo, 29 de marzo, por WWE Network y Fox Action.


The Undertaker der. Bray Wyatt

SANTA CLARA, CALIF. — Jamás debes levantar a los muertos.

Eso se hizo muy claro en el momento final del encuentro de Bray Wyatt con The Undertaker en WrestleMania 31. Wyatt sacudió el ataúd del Hombre Muerto, llamándolo al Mayor Escenario de Todos para probarle al mundo que él es el Nuevo Rostro del Miedo.

En vez de eso, aprendió que WrestleMania todavía es el territorio de The Undertaker.

Después de antagonizar al Demonio del Valle de la Muerte, Bray Wyatt llegó al ring acompañado de un ejército de espantapájaros siguiéndolo a cada paso. Si esas creaturas estaban ahí para espantar a la maldad, no lo lograron, porque minutos después la inconfundible campana sonó y The Undertaker regresó.

Grandes regresos de The Undertaker s

El sol californiano no fue el escenario perfecto para la entrada del Hombre Muerto, pero es imposible negar el poder de la imagen de uno de los gladiadores más condecorados de WWE, caminando lentamente entre su ominosa niebla, usando su sombrero negro y ropa de cuero negro. 

Al público de 76.976 fans no aplaudieron. Más bien, contemplaron con asombro la llegada de la reverenciada figura mítica.

Por supuesto, había preguntas. ¿Es The Undertaker el mismo guerrero que alguna vez fue? ¿Será esta su última aparición? ¿Es esto el inicio de algo nuevo? Es imposible saberlo, pues se trata del enigmático Undertaker. Pero estuvo aquí, y se veía tan amenazador como el Fenómeno del pasado. 

¿Estaba Wyatt intimidado? Claro que no. Incluso cuando el Hombre Muerto lo miró en el ring, como diciéndole “No debiste elevar el infierno, muchacho,” Bray ni siquiera pestañó. Él vino con una misión, y no descansaría hasta que The Undertaker estuviera en el piso y el Nuevo Rostro del Miedo tomara su lugar.

The Undertaker der. Bray Wyatt

Cuando las notas finales de la canción del Hombre Muerto se desvanecieron, el público volvió a la vida. Primero, cantaron “¡Undertaker!” y luego se pusieron de pie cuando el Fenómeno le mostró de cerca su bota a Wyatt. ‘Taker inmediatamente dio sus golpes característicos, conectando la cara y el cuerpo de su oponente. Cuando derribó a Wyatt con el Snake Eyes, fue como ver a tu banda favorita tocando sus mejores canciones.

Estaba claro que The Undertaker quería mandar un mensaje – no sólo a Wyatt, sino a todos los competidores que pensaban que, ahora que la racha está rota, pueden vencer al Hombre Muerto. 

Cinco datos desconocidos del Fenómeno

Sin embargo, Bray estuvo implacable. Plantó a The Undertaker en la lona con fuerza bruta, e hizo que le cayera una lluvia de codazos al cráneo de su oponente. Incluso estrelló la cabeza del Hombre Muerto en el poste de acero. Una contusión le costó el encuentro – y la racha – contra Lesnar el año pasado, y parecía que la historia iba a repetirse.

De repente, Undertaker atrapó a Wyatt en un Hell’s Gate como un cocodrilo cierra sus mandíbulas en el cuello de un antílope. Bray se libró, pero ambos se pusieron de pie. Sin embargo, el Fenómeno fue el primero en regresar al piso, cortesía un de poderoso slam del Nuevo Rostro del Miedo.

The Undertaker der. Bray Wyatt

Había un palpable sentido de preocupación en el estadio. Nadie quería ver a un Undertaker vulnerable. Querían ver al hombre que venció a Shawn Michaels, Triple H y a todas las demás Superestrellas que lo han enfrentando. El detalle está en que nadie sabía si ese hombre sigue existiendo.

No obstante, The Undertaker no es un hombre. Es un Fenómeno.

Eso se evidenció cuando Wyatt intentó llamar a la Hermana Abigail, pero terminó con la mano del Hombre Muerto alrededor de su garganta. Undertaker decimó a Bray con un Agarre Infernal, luego lo arrastró al centro y le aplicó el Tombstone. En una circunstancia normal, eso habría sido todo, pero no hoy. Consiguiendo fuerza de algún lugar oscuro en su alma, Wyatt encontró la fuerza para librarse de la inmovilización. El combate de las fuerzas del mal continuó. 

Undertaker intentó un segundo Tombstone. Esta vez, Bray conectó la Hermana Abigail en un instante. El Fenómeno escapó de la inmovilización, pero ambos quedaron arrojados en la lona a causa de la fatiga, mientras el réferi iniciaba el conteo.

Las entradas más épicas de The Undertaker

Wyatt fue el primer en levantarse con su horripilante caminata de araña, mirando hacia su oponente caído con misterioso regocijo. Entonces, el Hombre Muerto se levantó. Ambos monstruos se miraron por un momento. En ese momento, Wyatt sucumbió ante el miedo. Una cosa es invocar el mal. Otra muy distinta es que toque a tu puerta.

Siguieron los golpes y Wyatt ganó. Se tomó un momento para burlarse de The Undertaker, poniendo su pulgar a través del cuello, como suele hacerlo el Hombre Muerto. Wyatt intentó otra Hermana Abigail, pero Undertaker estaba listo. Lo revirtió, levantó a Bray y lo plantó con un Tombstone. El Hombre Muerto cruzó los brazos de Bray sobre el pecho y, por 22ª vez, derrotó a un oponente en WrestleMania.

Un año después de caer en las manos de Brock Lesnar, The Undertaker probó que todavía tiene algunas peleas en él. ¿Qué hay de Bray Wyatt? Levantó a los muertos y pagó el precio. ¿Nuevo Rostro del Miedo? Quizás algún día. Pero no hoy.