BROOKLYN, N.Y. — El primer encuentro de PPV entre Brock Lesnar y Randy Orton tardó 15 años en realizarse, pero sólo 15 minutos en convertirse en una pesadilla, pues Lesnar golpeó a su oponente hasta convertirlo en una pulpa sangrienta, ganando una victoria casi sin precedentes por TKO (nocaut técnico) sobre el Máximo Depredador.

Orton sabía que aplicar un RKO de la nada sería su única manera de sobrevivir. Desafortunadamente, el viento no sopló en sus velas, pues Orton no le dio la menor oportunidad.

Lesnar se llevó a Orton de paseo por Suplex City en seis ocasiones, antes de que La Víbora tuviera la oportunidad de meter las manos. Por tomarse esa molestia, se tragó un slam sobre la mesa de SmackDown Live. Cuando Orton intentó refugiarse en la primera fila, La Bestia lo lanzó como peso muerto sobre la misma mesa, que sucumbió con el segundo impacto.

Irónicamente, fue entonces cuando el Máximo Depredador aplicó un RKO de la nada que aplanó al Conquistador. De repente, todo podría suceder en este encuentro.

Sintiendo la oportunidad de repuntar, Orton rápidamente metió a su oponente en el ring, le aplicó un DDT y un segundo RKO. Aunque sólo logró un 1-2, consiguió aturdir a La Bestia.

No obstante, aún viendo estrellitas, Lesnar puso a Orton sobre sus hombros y le aplicó un F-5, pero logró sobrevivir. Quizás haberse quedado abajo para la cuenta de tres hubiera sido lo mejor.

Mientras Orton intentaba recuperarse, Lesnar se quitó los guantes y le dio una verdadera paliza a su oponente, incluyendo un codazo que abrió una laceración en la frente. El Universo WWE vio la extensión total de la brutalidad de Lesnar, pues la cara de Orton, la lona y todo lo demás se tiñó de carmesí.

El réferi llamó a un paramédico para revisar la herida de Orton, pero Lesnar siguió golpeándolo, una y otra vez, hasta que el oficial no tuvo más remedio que detener el encuentro y declarar la victoria por TKO a favor de La Anomalía.

Luego siguió golpeando, por lo que el Comisionado de SmackDown Live, Shane McMahon, llegó al ring para intentar detenerlo. Lesnar le hizo caso, pero después de castigarlo con un F-5. Mientras Lesnar caminaba hacia el vestidor, el público observaba en silesio, Orton quedaba en ruinas, y La Bestia parecía divertirse con la noción de que algunos pensaran que iba a terminar de otro modo.

BROOKLYN, N.Y. — El primer encuentro de PPV entre Brock Lesnar y Randy Orton tardó 15 años en realizarse, pero sólo 15 minutos en convertirse en una pesadilla, pues Lesnar golpeó a su oponente hasta convertirlo en una pulpa sangrienta, ganando una victoria casi sin precedentes por TKO (nocaut técnico) sobre el Máximo Depredador.

Orton sabía que aplicar un RKO de la nada sería su única manera de sobrevivir. Desafortunadamente, el viento no sopló en sus velas, pues Orton no le dio la menor oportunidad.

Lesnar se llevó a Orton de paseo por Suplex City en seis ocasiones, antes de que La Víbora tuviera la oportunidad de meter las manos. Por tomarse esa molestia, se tragó un slam sobre la mesa de SmackDown Live. Cuando Orton intentó refugiarse en la primera fila, La Bestia lo lanzó como peso muerto sobre la misma mesa, que sucumbió con el segundo impacto.

Irónicamente, fue entonces cuando el Máximo Depredador aplicó un RKO de la nada que aplanó al Conquistador. De repente, todo podría suceder en este encuentro.

Sintiendo la oportunidad de repuntar, Orton rápidamente metió a su oponente en el ring, le aplicó un DDT y un segundo RKO. Aunque sólo logró un 1-2, consiguió aturdir a La Bestia.

No obstante, aún viendo estrellitas, Lesnar puso a Orton sobre sus hombros y le aplicó un F-5, pero logró sobrevivir. Quizás haberse quedado abajo para la cuenta de tres hubiera sido lo mejor.

Mientras Orton intentaba recuperarse, Lesnar se quitó los guantes y le dio una verdadera paliza a su oponente, incluyendo un codazo que abrió una laceración en la frente. El Universo WWE vio la extensión total de la brutalidad de Lesnar, pues la cara de Orton, la lona y todo lo demás se tiñó de carmesí.

El réferi llamó a un paramédico para revisar la herida de Orton, pero Lesnar siguió golpeándolo, una y otra vez, hasta que el oficial no tuvo más remedio que detener el encuentro y declarar la victoria por TKO a favor de La Anomalía.

Luego siguió golpeando, por lo que el Comisionado de SmackDown Live, Shane McMahon, llegó al ring para intentar detenerlo. Lesnar le hizo caso, pero después de castigarlo con un F-5. Mientras Lesnar caminaba hacia el vestidor, el público observaba en silesio, Orton quedaba en ruinas, y La Bestia parecía divertirse con la noción de que algunos pensaran que iba a terminar de otro modo.