WWE Network: Dean Ambrose vs. Kevin Owens - Lucha de Último Hombre de Pie: Royal Rumble 2016

El primer PPV del Año inicia con la dura batalla entre Dean Ambrose y Kevin Owens por el título blanco.

ORLANDO, Fla. — Dean Ambrose y Kevin Owens llegaron a su Lucha de Último Hombre de Pie, listos para dejar todo en el campo de batalla para llevarse el Campeonato Intercontinental, pero después de una verdadera guerra que casi destruye a ambos hombres, fue El Lunático quien (apenas) sobrevivió.

Esta rivalidad ha llegado a niveles aterradores gracias a la habilidad de ambos hombres para propinar violencia, además de que los dos codician el Campeonato Intercontinental. El inestable Ambrose le quitó el título a Owens en una lucha salvaje en WWE TLC, iniciando un conflicto lleno de caos. 

Ve destaques del Royal Rumble

El objetivo de una Lucha de Último Hombre de Pie es simple: Incapacitar a tu oponente para que no pueda responder a la cuenta de 10 del réferi. La brutalidad es parte integral del encuentro. Poner a uno de los títulos más prestigiosos de WWE en juego frente a dos rivales sólo puede dar como resultado una batalla destinada a ser clásica. Y eso fue.

El encuentro inició con intercambios de puños por parte de ambos. No tardó mucho para que la acción se saliera del ring, A partir de allí, los niveles de locura sólo aumentaron. 

Campeón Intercontinental Dean Ambrose der. Kevin Owens (Lucha de Último Hombre de Pie)

Ambrose agarró un palo de Kendo para castigar a su oponente, pero KO no se detuvo, logrando contraatacar. Owens dio una cruel súper patada a la cara de Ambrose, haciendo que el réferi iniciara la primera cuenta de 10.

La pelea se puso más intensa cuando Owens sacó unas sillas debajo del ring. Sin embargo, la decisión resultó contraproducente, pues el ex Shield hizo una powerbomb encima de dos sillas.

Tras un duro intercambio de puñetazos y sillazos, Ambrose logró conectar dos Trabajos Sucios – el segundo sobre una silla de acero. Owens apenas logró responder la cuenta de 10 del réferi.

El peligroso combate no terminó con palos de kendo, sillas o escalones de acero. Así que llegó el turno de las mesas. Ambrose intentó un codazo volador sobre Owens, quien estaba sobre una mesa, pero nuevamente, ambos lograron levantarse antes de que la cuenta llegara a dos dígitos. 

Campeón Intercontinental Dean Ambrose der. Kevin Owens (Lucha de Último Hombre de Pie)

El campeón nuevamente parecía a punto de obtener la victoria, pero su superplex fue respondido, y Owens hizo que el loco probara la madera. De nuevo, los dos se supieron de pie antes de que el árbitro dejara de contar.

¿Qué podría hacer que estos aguerridos competidores se quedaran en el piso de una vez por todas? Owens tenía una idea cuando se paró en la esquina, listo para dar una maroma sobre El Lunático, quien yacía encima de una cama de sillas.

Kevin Owens aparece en el Social 100 de Sports Illustrated

Sin embargo, la noche era de Ambrose, quien se levantó y arrojó a Owens sobre un par de sillas apiladas a lado del ring. Aún después de esa pavorosa caída, KO mostró señales de vida, pero no pudo levantarse en el tiempo designado, terminado este histórico encuentro.

WWE Network: Dean Ambrose vs. Kevin Owens - Lucha de Último Hombre de Pie: Royal Rumble 2016

El primer PPV del Año inicia con la dura batalla entre Dean Ambrose y Kevin Owens por el título blanco.

ORLANDO, Fla. — Dean Ambrose y Kevin Owens llegaron a su Lucha de Último Hombre de Pie, listos para dejar todo en el campo de batalla para llevarse el Campeonato Intercontinental, pero después de una verdadera guerra que casi destruye a ambos hombres, fue El Lunático quien (apenas) sobrevivió.

Esta rivalidad ha llegado a niveles aterradores gracias a la habilidad de ambos hombres para propinar violencia, además de que los dos codician el Campeonato Intercontinental. El inestable Ambrose le quitó el título a Owens en una lucha salvaje en WWE TLC, iniciando un conflicto lleno de caos. 

Ve destaques del Royal Rumble

El objetivo de una Lucha de Último Hombre de Pie es simple: Incapacitar a tu oponente para que no pueda responder a la cuenta de 10 del réferi. La brutalidad es parte integral del encuentro. Poner a uno de los títulos más prestigiosos de WWE en juego frente a dos rivales sólo puede dar como resultado una batalla destinada a ser clásica. Y eso fue.

El encuentro inició con intercambios de puños por parte de ambos. No tardó mucho para que la acción se saliera del ring, A partir de allí, los niveles de locura sólo aumentaron. 

Campeón Intercontinental Dean Ambrose der. Kevin Owens (Lucha de Último Hombre de Pie)

Ambrose agarró un palo de Kendo para castigar a su oponente, pero KO no se detuvo, logrando contraatacar. Owens dio una cruel súper patada a la cara de Ambrose, haciendo que el réferi iniciara la primera cuenta de 10.

La pelea se puso más intensa cuando Owens sacó unas sillas debajo del ring. Sin embargo, la decisión resultó contraproducente, pues el ex Shield hizo una powerbomb encima de dos sillas.

Tras un duro intercambio de puñetazos y sillazos, Ambrose logró conectar dos Trabajos Sucios – el segundo sobre una silla de acero. Owens apenas logró responder la cuenta de 10 del réferi.

El peligroso combate no terminó con palos de kendo, sillas o escalones de acero. Así que llegó el turno de las mesas. Ambrose intentó un codazo volador sobre Owens, quien estaba sobre una mesa, pero nuevamente, ambos lograron levantarse antes de que la cuenta llegara a dos dígitos. 

Campeón Intercontinental Dean Ambrose der. Kevin Owens (Lucha de Último Hombre de Pie)

El campeón nuevamente parecía a punto de obtener la victoria, pero su superplex fue respondido, y Owens hizo que el loco probara la madera. De nuevo, los dos se supieron de pie antes de que el árbitro dejara de contar.

¿Qué podría hacer que estos aguerridos competidores se quedaran en el piso de una vez por todas? Owens tenía una idea cuando se paró en la esquina, listo para dar una maroma sobre El Lunático, quien yacía encima de una cama de sillas.

Kevin Owens aparece en el Social 100 de Sports Illustrated

Sin embargo, la noche era de Ambrose, quien se levantó y arrojó a Owens sobre un par de sillas apiladas a lado del ring. Aún después de esa pavorosa caída, KO mostró señales de vida, pero no pudo levantarse en el tiempo designado, terminado este histórico encuentro.