ORLANDO, Fla. – En frente del público del Amway Center, Kalisto superó a Alberto Del Río en WWE Royal Rumble, capturando el Campeonato Estadounidense en el proceso. 

La intensa batalla sucedió bajo la sombra de la intensa rivalidad de las Superestrellas mexicanas por el título de las barras y las estrellas. En la edición de Raw del 11 de enero, Kalisto consiguió la mayor victoria de su carrera cuando se sobrepuso a La Esencia de la Excelencia para llevar a casa el Título de E.U.A. Sin embargo, esa misma semana, Del Río lo recuperó en SmackDown con la ayuda de su colega en La Liga de Naciones, Rey Barrett, insinuando que la victoria de Kalisto no había sido nada más que un golpe de suerte. A pesar de sufrir una paliza por parte de toda la facción extranjera el lunes pasado, el Lucha Dragon vino listo para pelear.

El evento fue explosivo desde el inicio, donde el volador estuvo determinado a superar al peligroso campeón. Del Río consiguió una fuerte ventaja tanto dentro como fuera del ring, no buscando vencer, sino destruir al contendiente No.1. Por un tiempo, parecía que iba a hacer justo eso. No obstante, cuando el aristócrata intentó un enzuigiri, Kalisto lo evadió y regresó con varias maniobras y golpes veloces.

Del Río volvió a tomar el control una y otra vez, pero sin importar con qué lo golpeara, el enmascarado no se rendía. En un momento clave, Kalisto escapó del doble pisotón en la esquina, aplicando la Salida del Sol para derribar al campeón. Sólo no lo venció porque Del Río logró agarrar una cuerda con su mano.

Sin embargo, en el clímax de la acción, la agresividad de Del Río le costó, cuando su adversario usó su impulso para mandarlo de cabeza hacia la esquina. Eso permitió que Kalisto aplicara una segunda Salida del Sol y iniciara su segundo reinado como Campeón Estadounidense. Más importante aún, le probó a Del Río y a todo el Universo WWE que no es campeón por pura suerte.

ORLANDO, Fla. – En frente del público del Amway Center, Kalisto superó a Alberto Del Río en WWE Royal Rumble, capturando el Campeonato Estadounidense en el proceso. 

La intensa batalla sucedió bajo la sombra de la intensa rivalidad de las Superestrellas mexicanas por el título de las barras y las estrellas. En la edición de Raw del 11 de enero, Kalisto consiguió la mayor victoria de su carrera cuando se sobrepuso a La Esencia de la Excelencia para llevar a casa el Título de E.U.A. Sin embargo, esa misma semana, Del Río lo recuperó en SmackDown con la ayuda de su colega en La Liga de Naciones, Rey Barrett, insinuando que la victoria de Kalisto no había sido nada más que un golpe de suerte. A pesar de sufrir una paliza por parte de toda la facción extranjera el lunes pasado, el Lucha Dragon vino listo para pelear.

El evento fue explosivo desde el inicio, donde el volador estuvo determinado a superar al peligroso campeón. Del Río consiguió una fuerte ventaja tanto dentro como fuera del ring, no buscando vencer, sino destruir al contendiente No.1. Por un tiempo, parecía que iba a hacer justo eso. No obstante, cuando el aristócrata intentó un enzuigiri, Kalisto lo evadió y regresó con varias maniobras y golpes veloces.

Del Río volvió a tomar el control una y otra vez, pero sin importar con qué lo golpeara, el enmascarado no se rendía. En un momento clave, Kalisto escapó del doble pisotón en la esquina, aplicando la Salida del Sol para derribar al campeón. Sólo no lo venció porque Del Río logró agarrar una cuerda con su mano.

Sin embargo, en el clímax de la acción, la agresividad de Del Río le costó, cuando su adversario usó su impulso para mandarlo de cabeza hacia la esquina. Eso permitió que Kalisto aplicara una segunda Salida del Sol y iniciara su segundo reinado como Campeón Estadounidense. Más importante aún, le probó a Del Río y a todo el Universo WWE que no es campeón por pura suerte.