DETROIT — En esta Lucha de Celda Infernal donde las caídas contaban donde sea entre Shane McMahon y Kevin Owens, fuimos testigos de mesas rotas, botes de basura abollados y uno de los saltos más infames del Hijo Pródigo. Pero fue la repentina aparición de Sami Zayn lo que le permitió a Owens salir con la victoria del lugar donde las rivalidades se resuelven para siempre.

Pero antes de que Zayn tomara la decisión que reverberará por semanas, Owens y Shane se castigaron de una manera no vista desde, bueno, unas tres horas antes, pero esta Lucha en Celda Infernal tenía una capa extra de animosidad. Manteniendo la coherencia con los insultos y daños que le ha causado a la familia McMahon, Owens molió la cara de Shane con la malla de acero, declarando que él, en vez de Shane, debería ser el modelo a seguir de sus hijos.

Shane respondió tratando a KO como a un costal de boxeo. Luego, aplicó un Coast-to-Coast con la ayuda de un bote de basura.

Cuando eso no funcionó, Shane miró hacia arriba.

El Comisionado de SmackDown LIVE usó un cortador de pernos para abrir el candado de la celda, dando inicio a una riña alrededor del ring y encima de la jaula. La subsecuente pelea dejó a millones de fans de WWE con el corazón en la boca, especialmente después de que una Pop-up Powerbomb de Owens casi rompe del techo de la celda como le sucedió a Mankind en 1998.

Shane McMahon hace que Kevin Owens atraviese una mesa: WWE Hell in a Cell 2017

Shane-O-Mac y Kevin Owens pelean como si no hubiera mañana en WWE Hell in a Cell.

Después de eso, Owens pensó mejor en lo que haría y decidió bajar de la jaula. Shane lo persiguió y le estrelló la cabeza en la reja a mediana altura, haciendo que KO cayese encima de la mesa de comentaristas en español. Shane parecía estar listo para inmovilizar a su oponente en ese momento, pero luego lo pensó mejor… o decidió terminar el trabajo.

Shane puso a Owens en otra mesa y ascendió nuevamente a la celda. Una vez arriba, hizo un Salto de Fe… pero Owens ya no estaba allí; porque Sami Zayn lo había sacado del camino.

El mejor amigo y mayor enemigo de Owens lo salvó. Nadie sabe por qué. Ni siquiera Sami parecía saber la razón. Solo salió de su trance para arrastrar el cuerpo de Kevin y colocarlo encima de Shane, obligando al réferi a hacer la cuenta de tres en medio de las ruinas de la mesa.

Aunque quedó hecho pedazos, Shane levantó los pulgares indicando que estaba bien cuando los médicos se lo trasladaban en una camilla. Sami parecía aún más aturdido, y se retiró en todo su ofuscamiento. Owens logró salir caminando, aunque requirió la ayuda de un par de oficiales. La victoria se la lleva Owens, pero los puntos de asistencia son para su ángel de la guardia.

DETROIT — En esta Lucha de Celda Infernal donde las caídas contaban donde sea entre Shane McMahon y Kevin Owens, fuimos testigos de mesas rotas, botes de basura abollados y uno de los saltos más infames del Hijo Pródigo. Pero fue la repentina aparición de Sami Zayn lo que le permitió a Owens salir con la victoria del lugar donde las rivalidades se resuelven para siempre.

Pero antes de que Zayn tomara la decisión que reverberará por semanas, Owens y Shane se castigaron de una manera no vista desde, bueno, unas tres horas antes, pero esta Lucha en Celda Infernal tenía una capa extra de animosidad. Manteniendo la coherencia con los insultos y daños que le ha causado a la familia McMahon, Owens molió la cara de Shane con la malla de acero, declarando que él, en vez de Shane, debería ser el modelo a seguir de sus hijos.

Shane respondió tratando a KO como a un costal de boxeo. Luego, aplicó un Coast-to-Coast con la ayuda de un bote de basura.

Cuando eso no funcionó, Shane miró hacia arriba.

El Comisionado de SmackDown LIVE usó un cortador de pernos para abrir el candado de la celda, dando inicio a una riña alrededor del ring y encima de la jaula. La subsecuente pelea dejó a millones de fans de WWE con el corazón en la boca, especialmente después de que una Pop-up Powerbomb de Owens casi rompe del techo de la celda como le sucedió a Mankind en 1998.

Shane McMahon hace que Kevin Owens atraviese una mesa: WWE Hell in a Cell 2017

Shane-O-Mac y Kevin Owens pelean como si no hubiera mañana en WWE Hell in a Cell.

Después de eso, Owens pensó mejor en lo que haría y decidió bajar de la jaula. Shane lo persiguió y le estrelló la cabeza en la reja a mediana altura, haciendo que KO cayese encima de la mesa de comentaristas en español. Shane parecía estar listo para inmovilizar a su oponente en ese momento, pero luego lo pensó mejor… o decidió terminar el trabajo.

Shane puso a Owens en otra mesa y ascendió nuevamente a la celda. Una vez arriba, hizo un Salto de Fe… pero Owens ya no estaba allí; porque Sami Zayn lo había sacado del camino.

El mejor amigo y mayor enemigo de Owens lo salvó. Nadie sabe por qué. Ni siquiera Sami parecía saber la razón. Solo salió de su trance para arrastrar el cuerpo de Kevin y colocarlo encima de Shane, obligando al réferi a hacer la cuenta de tres en medio de las ruinas de la mesa.

Aunque quedó hecho pedazos, Shane levantó los pulgares indicando que estaba bien cuando los médicos se lo trasladaban en una camilla. Sami parecía aún más aturdido, y se retiró en todo su ofuscamiento. Owens logró salir caminando, aunque requirió la ayuda de un par de oficiales. La victoria se la lleva Owens, pero los puntos de asistencia son para su ángel de la guardia.