DALLAS — En un encuentro cuyo objetivo es brutalizar tan severamente a tu oponente que tiene que ser retirado de la arena en una ambulancia, Braun Strowman consiguió la mayor victoria de su joven carrera – pero fue Roman Reigns quien casi acaba con la de su oponente al estrellar la parte trasera de la ambulancia contra un tráiler.

Antes de que Reigns perpetrase ese gran acto de agresión, Strowman atacó con tanta brutalidad que el único daño que sufrió al principio del encuentro fueron dos viajes hacia el poste del ring – uno por manos de Roman y otro ocasionado por sí mismo.

Eso no fue suficiente para detenerlo. El Regalo de la Destrucción siguió con su ataque, incluso dirigiendo a Reigns hacia el vehículo de emergencias en varias ocasiones. El Poder Personificado contraatacó con sillazos al codo quirúrgicamente reparado de Strowman – o eso parecía. Cuando eso demostró no funcionar, Reigns abanicó contra su oponente una y otra vez, pero sin lograr ningún resultado aparente. De hecho, sólo logró enfurecer más a Strowman, y al poco tiempo Reigns volvió a estar a la defensiva.

Sillazos de Roman Reigns no tienen efecto en Braun Strowman - Lucha de Ambulancia: WWE Great Balls of Fire 2017

 Los sillazos de Roman Reigns no tienen efecto en el monstruo conocido com Braun Strowman.

Esta vez, Strowman completó el viaje por la rampa y Reigns pasó a modo de supervivencia, conectando dos Golpes de Superman y haciendo que El Monstruo Entre Hombres atravesase las pantallas de LEDs cuando la pelea se libró en el escenario. Strowman sobrevivió, y tras lanzar a Reigns a toda velocidad hacia la parte exterior de la ambulancia, logró meterlo en el interior del vehículo.

El Monstruo Entre Hombres rápidamente cerró la puerta trasera para llevarse la victoria, pero Reigns no había terminado. El Perro Mayor salió del automóvil, metió a Strowman adentro y se puso detrás del volante. Cuando llegó a el área de descarga de vehículos, se echó en reversa y chocó con toda potencia el remolque de un camión. Reigns huyó de la escena mientras el Gerente General de Raw Kurt Angle miraba sin dar crédito a lo sucedido, mientras los oficiales de WWE intentaban sacar a Strowman de entre los escombros… y luego las cosas se pusieron muy interesantes.

DALLAS — En un encuentro cuyo objetivo es brutalizar tan severamente a tu oponente que tiene que ser retirado de la arena en una ambulancia, Braun Strowman consiguió la mayor victoria de su joven carrera – pero fue Roman Reigns quien casi acaba con la de su oponente al estrellar la parte trasera de la ambulancia contra un tráiler.

Antes de que Reigns perpetrase ese gran acto de agresión, Strowman atacó con tanta brutalidad que el único daño que sufrió al principio del encuentro fueron dos viajes hacia el poste del ring – uno por manos de Roman y otro ocasionado por sí mismo.

Eso no fue suficiente para detenerlo. El Regalo de la Destrucción siguió con su ataque, incluso dirigiendo a Reigns hacia el vehículo de emergencias en varias ocasiones. El Poder Personificado contraatacó con sillazos al codo quirúrgicamente reparado de Strowman – o eso parecía. Cuando eso demostró no funcionar, Reigns abanicó contra su oponente una y otra vez, pero sin lograr ningún resultado aparente. De hecho, sólo logró enfurecer más a Strowman, y al poco tiempo Reigns volvió a estar a la defensiva.

Sillazos de Roman Reigns no tienen efecto en Braun Strowman - Lucha de Ambulancia: WWE Great Balls of Fire 2017

 Los sillazos de Roman Reigns no tienen efecto en el monstruo conocido com Braun Strowman.

Esta vez, Strowman completó el viaje por la rampa y Reigns pasó a modo de supervivencia, conectando dos Golpes de Superman y haciendo que El Monstruo Entre Hombres atravesase las pantallas de LEDs cuando la pelea se libró en el escenario. Strowman sobrevivió, y tras lanzar a Reigns a toda velocidad hacia la parte exterior de la ambulancia, logró meterlo en el interior del vehículo.

El Monstruo Entre Hombres rápidamente cerró la puerta trasera para llevarse la victoria, pero Reigns no había terminado. El Perro Mayor salió del automóvil, metió a Strowman adentro y se puso detrás del volante. Cuando llegó a el área de descarga de vehículos, se echó en reversa y chocó con toda potencia el remolque de un camión. Reigns huyó de la escena mientras el Gerente General de Raw Kurt Angle miraba sin dar crédito a lo sucedido, mientras los oficiales de WWE intentaban sacar a Strowman de entre los escombros… y luego las cosas se pusieron muy interesantes.