La buena noticia es que Kevin Owens ganó este combate. La mala es que lo hizo de la peor manera posible: cayendo desde el punto más alto de la jaula de acero sobre la mesa de transmisión.

Kevin Owens no puede escapar de la furia de Braun Strowman: WWE Extreme Rules 2018

Braun Strowman no le tiene piedad a Kevin Owens dentro de la Jaula de Acero.

Tras haber sido obligado por el Gerente General de Raw Kurt Angle a enfrentar a Braun Strowman dentro de una Jaula de Acero, Kevin Owens no estaba ni lo más mínimamente interesado enfrentar al Sr. Monter in the Bank, así que desde el inicio intentó escapar de la jaula por las alturas. Strowman lo detuvo en todos esos intentos, y tras hacerlo entrar en razón con una serie de castigos, exigió que KO mostrase que no es un cobarde y lo enfrentase. Owens así lo hizo y le dio batalla, pero tras aguantas sus mejores movimientos, Strowman se puso a trabajar y lanzó a Owens hacia cada una de las mallas de acero.

No obstante, Owens tenía un as bajo la manga y esposó a Strowman en la tercera cuerda mientras escalaba hacia la libertad. Strowman, demostrando nuevamente su fuerza sobrehumana, rompió las esposas con facilidad y también escaló. En la cima de la celda, El Regalo de la Destrucción le aplicó un Agarre Infernal a su rival en dirección de la mesa de comentaristas, mandándolo hacia la victoria… y al hospital.

De una manera muy extraña, todos salieron ganando. En vista de que sus pies tocaron el piso de la arena primera, KO se llevó la victoria. Por su parte, Strowman le mandó un mensaje a todo el roster de WWE – y quizás a Brock Lesnar en particular. Y el Universo WWE fue testigo de un gran combate. De nuestra parte no hay ninguna queja.

La buena noticia es que Kevin Owens ganó este combate. La mala es que lo hizo de la peor manera posible: cayendo desde el punto más alto de la jaula de acero sobre la mesa de transmisión.

Kevin Owens no puede escapar de la furia de Braun Strowman: WWE Extreme Rules 2018

Braun Strowman no le tiene piedad a Kevin Owens dentro de la Jaula de Acero.

Tras haber sido obligado por el Gerente General de Raw Kurt Angle a enfrentar a Braun Strowman dentro de una Jaula de Acero, Kevin Owens no estaba ni lo más mínimamente interesado enfrentar al Sr. Monter in the Bank, así que desde el inicio intentó escapar de la jaula por las alturas. Strowman lo detuvo en todos esos intentos, y tras hacerlo entrar en razón con una serie de castigos, exigió que KO mostrase que no es un cobarde y lo enfrentase. Owens así lo hizo y le dio batalla, pero tras aguantas sus mejores movimientos, Strowman se puso a trabajar y lanzó a Owens hacia cada una de las mallas de acero.

No obstante, Owens tenía un as bajo la manga y esposó a Strowman en la tercera cuerda mientras escalaba hacia la libertad. Strowman, demostrando nuevamente su fuerza sobrehumana, rompió las esposas con facilidad y también escaló. En la cima de la celda, El Regalo de la Destrucción le aplicó un Agarre Infernal a su rival en dirección de la mesa de comentaristas, mandándolo hacia la victoria… y al hospital.

De una manera muy extraña, todos salieron ganando. En vista de que sus pies tocaron el piso de la arena primera, KO se llevó la victoria. Por su parte, Strowman le mandó un mensaje a todo el roster de WWE – y quizás a Brock Lesnar en particular. Y el Universo WWE fue testigo de un gran combate. De nuestra parte no hay ninguna queja.