Roman Reigns der. Big Show (Lucha de Último Hombre en Pie)

Roman Reigns derrotó a Big Show en una bruta Lucha de Último Hombre en Pie en Extreme Rules al atrapar a su oponente de 200 kg debajo de la mesa de comentaristas, evitando que respondiera a la cuenta de 10.

Reigns entró en la Allstate Arena con mucho que probar. Después de su derrota en el evento estelar de WrestleMania 31, Big Show le costó el puesto de Contendiente No.1 y lo atacó salvajemente durante la gira europea.

Las heridas de esas palizas ya sanaron, pero el Big Dog todavía tenía que demostrar que puede derrotar a uno de los competidores más destructivos de WWE. Sin embargo, bajo las reglas de Último Hombre en Pie, donde una Superestrella debe incapacitar a su oponente a tal grado que este no pueda responder al conteo de 10 del réferi,  Reigns tenía una tarea monumental por delante. 

Fotos de la carnicería

Big Show aseveró su ventaja de tamaño desde la campanada inicial, gritando “¡soy un gigante!” y mangoneando a Reigns con facilidad. El titán frustró los intentos de Reigns de usar mesas como armas. De hecho, destruyó una con los puños y dobló un palo de kendo con la rodilla como si fuera de paja. 

Sin embargo, el Big Dog no se inmutó, machacando al Atleta Más Grande del Mundo con una silla y haciendo que el oficial llegara a conteos lejanos. Primero, el réferi llegó a siete antes de que Big Show se pusiera de pie, y luego a ocho cuando Reigns recibió un Golpe de KO. Reigns respondió con una Zambullida Samoana sobre una mesa que casi noquea a ambos.

Ninguno se quedó en el piso. Reigns se comió una Lanza, un splash y un Agarre Infernal sobre una mesa. El Goliat recibió un Gorila Press Slam, dos Golpes de Superman y una Lanza a través de la barricada.

¡Ve Extreme Rules ahora!

Cuando Big Show logró pararse de sobre las ruinas de la barricada, Reigns se dio cuenta de que necesitaba un plan más creativo.

Mientras Big Show se encargaba de limpiar la mesa de los comentaristas en inglés, Reigns lo derribó sobre los de español. Luego, usó la mesa anglosajona para hacer un sándwich e impedir que el titán se levantara antes de la cuenta de 10. Y así, amiguitos, es como se caza a un gigante. 

Superestrellas incluidas

Superestrellas incluidas

Roman Reigns der. Big Show (Lucha de Último Hombre en Pie)

Roman Reigns derrotó a Big Show en una bruta Lucha de Último Hombre en Pie en Extreme Rules al atrapar a su oponente de 200 kg debajo de la mesa de comentaristas, evitando que respondiera a la cuenta de 10.

Reigns entró en la Allstate Arena con mucho que probar. Después de su derrota en el evento estelar de WrestleMania 31, Big Show le costó el puesto de Contendiente No.1 y lo atacó salvajemente durante la gira europea.

Las heridas de esas palizas ya sanaron, pero el Big Dog todavía tenía que demostrar que puede derrotar a uno de los competidores más destructivos de WWE. Sin embargo, bajo las reglas de Último Hombre en Pie, donde una Superestrella debe incapacitar a su oponente a tal grado que este no pueda responder al conteo de 10 del réferi,  Reigns tenía una tarea monumental por delante. 

Fotos de la carnicería

Big Show aseveró su ventaja de tamaño desde la campanada inicial, gritando “¡soy un gigante!” y mangoneando a Reigns con facilidad. El titán frustró los intentos de Reigns de usar mesas como armas. De hecho, destruyó una con los puños y dobló un palo de kendo con la rodilla como si fuera de paja. 

Sin embargo, el Big Dog no se inmutó, machacando al Atleta Más Grande del Mundo con una silla y haciendo que el oficial llegara a conteos lejanos. Primero, el réferi llegó a siete antes de que Big Show se pusiera de pie, y luego a ocho cuando Reigns recibió un Golpe de KO. Reigns respondió con una Zambullida Samoana sobre una mesa que casi noquea a ambos.

Ninguno se quedó en el piso. Reigns se comió una Lanza, un splash y un Agarre Infernal sobre una mesa. El Goliat recibió un Gorila Press Slam, dos Golpes de Superman y una Lanza a través de la barricada.

¡Ve Extreme Rules ahora!

Cuando Big Show logró pararse de sobre las ruinas de la barricada, Reigns se dio cuenta de que necesitaba un plan más creativo.

Mientras Big Show se encargaba de limpiar la mesa de los comentaristas en inglés, Reigns lo derribó sobre los de español. Luego, usó la mesa anglosajona para hacer un sándwich e impedir que el titán se levantara antes de la cuenta de 10. Y así, amiguitos, es como se caza a un gigante.